Hoy es 29 de Mayo de 2024, Chihuahua, MX.

Las protestas estudiantiles para exigir que sus universidades rompan cualquier vínculo con Israel por la guerra de Gaza se extendieron este martes en Europa, con intervenciones policiales en Francia, Países Bajos y Alemania para disolverlas.

Alumnos de algunas universidades de élite, inspirados por sus pares en los campus estadounidenses, multiplicaron las ocupaciones de aulas y centros académicos.

Reclaman en particular el fin de las asociaciones con instituciones israelíes, como sanción por la devastadora ofensiva lanzada contra Gaza en represalia por el letal ataque de comandos del movimiento islamista palestino Hamás en el sur de Israel, el 7 de octubre.

La policía francesa desalojó por la noche a un centenar de manifestantes que habían ocupado dos horas antes un anfiteatro de la Sorbona, en París, en «solidaridad» con Gaza.

Previamente, las fuerzas de seguridad intervinieron en dos ocasiones en la prestigiosa universidad Sciences Po para dispersar a unos 20 estudiantes que se habían atrincherado en el hall principal.

La intervención se proponía permitir el acceso al lugar de estudiantes que debían pasar un examen y se saldó con dos arrestos, informó la Fiscalía de la capital francesa.

La policía actuó en varias ocasiones durante la última semana en Sciences Po, donde los manifestantes exigen que la universidad revele sus acuerdos de asociación con instituciones israelíes.

Trece estudiantes están en huelga de hambre, según ese centro académico.

Tensión en Ámsterdam 

En la Universidad de Ámsterdam, hacia las 04H00 locales (02H00 GMT), la policía cargó con porras contra manifestantes que se habían negado a salir del recinto y destrozó las tiendas de campaña en las cuales estaban instalados, según imágenes de la emisora pública NOS.

El lunes por la noche se produjo un enfrentamiento, cuando un pequeño grupo de contramanifestantes irrumpió con bengalas en la protesta principal.

La Universidad de Ámsterdam publicó una lista de sus colaboraciones con Israel, principalmente intercambios de estudiantes y proyectos de investigación que involucran a académicos israelíes.

En su web, la universidad dijo que «bajo ninguna circunstancia contribuirá a la guerra de manera alguna» y que «tampoco tiene la intención de participar en intercambios en el campo de la educación relacionada con el ejército».

Protestas en Alemania, Suiza y Países Bajos

En la Universidad Libre de Berlín, la policía dispersó una manifestación después de que hasta 80 personas instalaran un campamento de protesta en el campus la madrugada del martes.

Los manifestantes, algunos de los cuales vestían la kufiya, símbolo de la causa palestina, se sentaron frente a tiendas de campaña enarbolando pancartas.

En Suiza, se registraron protestas en centros académicos de tres ciudades.

La primera en movilizarse fue la Universidad de Lausana (UNIL), donde cientos de estudiantes ocuparon el jueves un hall para exigir el fin de las asociaciones con universidades israelíes.

La UNIL respondió en un comunicado que consideraba que «no hay razón para cesar estas relaciones».

El martes, el movimiento se extendió a la universidad EPFL en Lausana y a la Universidad de Ginebra.

En la ETH de Zúrich, decenas de estudiantes protestaron poco antes del mediodía, al grito de «Palestina Libre», indicó la agencia de noticias Keystone-ATS.

La guerra en Gaza empezó el 7 de octubre con una incursión de comandos islamistas que mataron a 1.170 personas, en su mayoría civiles, y secuestraron a unas 250 en el sur de Israel, según un cómputo de AFP basado en datos israelíes.

Israel estima que, tras un canje de rehenes por presos palestinos en noviembre, 128 personas permanecieron cautivas en Gaza y que 35 de ellas murieron.

La ofensiva de represalia lanzada por Israel ha dejado hasta el momento 34.789 muertos en Gaza, en su gran mayoría civiles, según el Ministerio de Salud del gobierno de Hamás en el territorio palestino.

Israel también está bajo críticas por el bloqueo que impuso a la Franja. La entrada de comida y ayuda apnas entra a cuentacogotas en este estrecho territorio, donde viven 2,4 millones de palestinos.

WhatsApp