Hoy es 25 de Mayo de 2024, Chihuahua, MX.

En un caso que estremeció a la ciudad de Chicago, Clarisa Figueroa, de 51 años, ha sido sentenciada a pasar cincuenta años tras las rejas luego de aceptar su culpabilidad en un horrendo crimen. Figueroa fue hallada responsable del homicidio de Marlen Ochoa López, una joven embarazada de 19 años, ocurrido hace casi cinco años.

El crimen tuvo lugar el 23 de abril de 2019, cuando Figueroa, junto a su hija Desiree, estrangularon a la joven Marlen, que estaba embarazada de nueve meses. Posteriormente, le abrieron el abdomen para extraer al bebé. Según la Fiscalía, el bebé,Yovanny Jadiel López, falleció siete semanas después debido a los daños cerebrales causados durante el ataque, siendo su muerte certificada como homicidio por el médico forense.

Confesión y condena

En el juicio, Figueroa aceptó su responsabilidad en el asesinato y recibió una condena de cincuenta años sin posibilidad de libertad condicional. La jueza Peggy Chiampas expresó su esperanza de que la condenada reflexione diariamente sobre el daño causado a la familia de las víctimas.

El engaño mortal

Madre e hija atrajeron a Marlen a su casa bajo falsas promesas de donaciones de ropa y artículos para bebés. Una vez dentro, perpetraron el ataque. El cuerpo de la joven fue encontrado en un contenedor de basura casi tres semanas después del crimen.

Información tomada de El Imparcial

WhatsApp