Hoy es 13 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

El norte de Gaza enfrenta los combates más intensos de los últimos meses, informan residentes, mientras una incursión israelí en el hospital más grande del territorio –Al-Shifa– se extendió hacia un tercer día.

Los combates se producen después de las advertencias sobre una hambruna inminente en el norte de Gaza, la cual el primer ministro británico, Rishi Sunak, consideró “gravemente preocupante”, en un discurso ante el parlamento. Un informe de la Clasificación Integrada de las Fases de Seguridad Alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés), en la cual se basan las evaluaciones de las agencias de la ONU, ha señalado que alrededor de 70 por ciento de la población enfrenta hambre catastrófica.

“Está claro que la situación es insostenible, y necesitamos acción urgente para evitar una hambruna”, declaró Sunak este miércoles. “El Reino Unido hace todo lo que puede para obtener más ayuda y prevenir una crisis que empeora: 2 mil toneladas de ayuda alimentaria, financiada por Gran Bretaña, que incluye harina y comidas calientes, son distribuidas por el Programa Mundial de Alimentos en Gaza en este momento en que hablamos, suficiente para alimentar a más de 275 mil personas, y continuaremos haciendo todo lo que podamos para aliviar el sufrimiento que experimentan las personas”.

Cada paquete de alimentos está diseñado para una familia de cinco y consta de vegetales, carne y pescado enlatados, así como barras de dátil, y puede llenar los requerimientos calóricos diarios de la familia por 15 días.

En la ciudad de Gaza, los residentes señalaron que enfrentan un bombardeo similar a cuando Israel comenzó su campaña terrestre contra Hamas en el interior de la franja. Las fuerzas israelíes empezaron en el norte y han avanzado sin pausa hacia el sur. “Estamos atravesando las mismas espantosas condiciones que cuando las fuerzas israelíes incursionaron por primera vez en la ciudad: sonidos de explosiones, interminable bombardeo de casas”, dijo Amal, de 27 años, quien vive como a un kilómetro del hospital Al-Shifa.

Karim al-Shawwa, que vive a menos de kilómetro y medio del hospital, expresó que las 24 horas pasadas han sido “aterradoras”, con explosiones e intensos intercambios de fuego. Relató que los soldados israelíes habían ordenado a los residentes evacuar la zona, pero que él y su familia tenían demasiado miedo de ser arrestados o quedar atrapados en el fuego para dejar su casa. Los militares israelíes aseguran que lanzaron la operación contra Al-Shifa porque combatientes de Hamas se reagruparon allí. El ejército aseguró este miércoles que sus fuerzas habían dado muerte a 90 militantes en el hospital y detenido a 350. Dos soldados israelíes perecieron.

“En el curso del día, las tropas han eliminado terroristas y encontrado armas en la zona del hospital, previniendo a la vez daño a civiles, pacientes, trabajadores médicos y equipo hospitalario”, informaron los militares. Ismail Al-Thawabta, director de la oficina de medios del gobierno de Gaza, operado por Hamas, sostuvo que no había elementos de Hamas presentes; reconoció que un comandante de la policía murió en el hospital, pero negó que formara parte del ala armada.

La guerra surgió el 7 de octubre, cuando Hamas irrumpió en poblaciones del sur de Israel, donde dio muerte a mil 200 personas y capturó 250 rehenes. Israel respondió con un bombardeo aéreo de Gaza, una ofensiva terrestre y un bloqueo. Se ha confirmado la muerte de 32 mil palestinos desde entonces, de acuerdo con autoridades de salud del territorio.

Israel enfrentó airadas críticas en noviembre pasado, cuando las tropas incursionaron por primera vez en el hospital Al-Shifa. Los soldados descubrieron túneles allí, los cuales, afirmaron, habían sido usados por Hamas como centros de mando y control. El personal médico niega que el nosocomio se utilice con fines militares o para albergar combatientes. El hospital, que es el corazón del sistema de salud de Gaza, sufrió severos daños en el ataque de ese mes y sólo ha podido reanudar operaciones limitadas. Funcionarios de salud afirman que miles de personas desplazadas se albergan en los alrededores.

El secretario británico del exterior, David Cameron, manifestó este miércoles que es vital lograr una pausa en los combates para permitir la liberación de rehenes en Gaza, pero que se requiere llenar muchas condiciones para un cese duradero del fuego. Afirmó que los ataques de Hamas a civiles el año pasado y la retención de cautivos fueron inhumanos. “De manera crucial, lo que necesitamos tratar de hacer es convertir esa pausa en un cese del fuego permanente y sostenible”, señaló durante una visita a una base de la fuerza aérea en Tailandia. “Sólo lo lograremos si se llenan muchas condiciones… tenemos que sacar de Gaza a los líderes de Hamas, tenemos que desmantelar la infraestructura terrorista”.

Antes de esa visita, Cameron había dicho que Gran Bretaña quiere que Israel aumente la capacidad de distribuir de manera segura la ayuda en el interior de Gaza, incluso abriendo un cruce por tierra en el norte y emitiendo más visas al personal de la ONU para entregar los suministros. Hablando con respecto a la entrega de la ayuda más reciente, expresó: “Es crucial que mantengamos el flujo de ayuda hacia Gaza para acabar con el sufrimiento, y por eso esta entrega más reciente… es vitalmente importante.

“El reporte de la IPC advierte sobre una hambruna inminente. Necesitamos un acceso humanitario sostenido por tierra para hacer llegar más ayuda. Continuaremos presionando a Israel para que permita abrir más cruces y por más tiempo, y para que se restauren la atención a la salud y el suministro de agua y saneamiento”.

El secretario norteamericano de Estado. Antony Blinken, llegó este miércoles a Arabia Saudita, en el principio de una gira por Medio Oriente para tratar de asegurar un cese del fuego en Gaza. Este jueves estará en Egipto y el viernes en Israel. El Departamento de Estado sólo anunció la parada de Blinken en Israel después de su llegada a Arabia Saudita. No se explicó de momento por qué se omitió esa parada en el itinerario inicial.

El martes, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu rechazó un llamado del presidente estadunidense Joe Biden a cancelar los planes de un ataque terrestre a Rafah, la ciudad del extremo sur de Gaza donde se alberga más de la mitad de los 2.3 millones de habitantes del enclave. Netanyahu sostuvo que había dejado “supremamente claro” a Biden, en una llamada telefónica, “que estamos decididos a completar la eliminación de estos batallones en Rafah, y no hay manera de hacer eso excepto entrando en el terreno”.

Este miércoles, Netanyahu añadió que se realizan preparativos para un asalto, pero que esa acción “llevará algún tiempo”. Israel sostiene que Rafah es el último bastión importante de Hamas. Pero Estados Unidos, Gran Bretaña y varias otras naciones han advertido contra un ataque a esa ciudad, dado el número de civiles que se refugian allí sin tener ningún otro lugar adonde escapar.

WhatsApp