Hoy es 22 de Mayo de 2024, Chihuahua, MX.

“Mala hierba nunca muere, aquí estamos de regreso y felices”, fueron las primeras palabras de Daniel Bisogno cuando este martes volvió a Ventaneando tras casi tres meses de ausencia y luego de que el pasado 8 de marzo fue dado de alta tras haber sido internado de emergencia.

Daniel Bisogno regresa a trabajar a ‘Ventaneando’ tras casi tres meses de ausencia

El conductor fue recibido en el foro de TV Azteca por sus compañeros en el programa, sobre todo por la comunicadora Pati Chapoy, quien lo presentó entusiasmada de que por fin se reincorporó a su labor profesional, ya que la audiencia lo extrañaba, dijo.

“Público querido, gracias. Mala hierba nunca muere, aquí estamos de regreso, felices. Esta es la mejor medicina que se puede tener, yo tenía meses queriendo regresar, pero pues no podía, pero ya que puedo, aquí estamos”, expresó Daniel Bisogno durante la transmisión de hoy.

Tras una serie de especulaciones con respecto a su estado de salud, pero también con las versiones oficiales que Chapoy compartía en VentaneandoBisogno explicó de viva voz que todo comenzó con una infección que le comenzó en el estómago.

“Se extendió hasta los pulmones y en todo el cuerpo. Entonces, cuando llegué al hospital, tenía tres litros de pus”, reveló para justificar los 25 días que permaneció en terapia intensiva bajo un estricto tratamiento médico.

“Con decirles que me salieron llagas en la cabeza y en las nalgas, porque de esos 25 días, 20 fueron intubado”, indicó. Después dijo que cuando a su familia le habían informado que se encontraba muy grave, pintándoles el “peor de los panoramas”, milagrosamente mejoró.

Daniel Bisogno habla de su estado de salud

“Le hablaron a mi familia y les dijeron ‘ya lo desintubamos y ya está todo bien’. Milagrosamente pasó a los dos días de que falleció mi mamá, haz de cuenta que dijera ‘órale, yo me sacrifico por ti’”, contó visiblemente afligido.

“Fue tremendo, porque yo no sabía lo que había pasado con mi mamá, me lo dijeron ya que estaba yo despierto”. Incluso recordó cuando su mamá le dijo varias veces que daría su vida para que él estuviera bien.

“Todavía en Año Nuevo y en Navidad me lo repitió, fue de las últimas cosas que platiqué con ella, y ya es de creer o no creer, pero en cuanto mi mamá fallece, a los dos días yo empiezo hacia arriba, empiezo a mejorar en todo”, comentó.

Daniel Bisogno espera un trasplante de hígado

Daniel Bisogno mencionó que por ahora no puede estar presente en espacios concurridos porque corre el riesgo de adquirir algún virus. Además, tiene pendiente una operación.

“Por voluntad propia he pedido estar de vuelta aquí, estaré martes y jueves en Ventaneando. Había muchas opciones, pero la única que es verdaderamente curativa y paliativa es trasplantar, y eso es lo que se va a hacer. Ya entré a un comité donde deciden quién y todo, no se imaginan la cantidad de pruebas que me hicieron para ser candidato a un trasplante de hígado, y después de lo que viví, esto es pan comido”, manifestó.

Por ahora se encuentra en lista de espera. “Solamente hay una chava delante de mí, lo más seguro es que sea muy pronto. El problema con la chava que está delante de mí es que está chiquita y uno pensaría al revés. A ella no le caben los hígados de cualquier donador, y entonces como tengo un mueble grande, cabe lo que sea, y mi tipo de sangre es de los más comunes que hay”.

WhatsApp