Hoy es 26 de Mayo de 2024, Chihuahua, MX.

Tornados que azotaron Oklahoma dejaron un amplio rastro de destrucción el domingo, arrasando casas y construcciones y dejando sin electricidad a miles de residentes. Al menos cuatro personas murieron, dijo el gobernador Kevin Stitt.

Casi 30.000 personas permanecían sin electricidad después de los tornados que comenzaron el sábado por la noche y dejaron un amplio rastro de destrucción. Los daños fueron extensos en Sulphur, una ciudad de unas 5.000 personas, donde algunos edificios del centro quedaron reducidos a escombros y los techos de las casas fueron arrancados en un radio de 15 cuadras.

Stitt dijo que unas 30 personas resultaron heridas en Sulphur.

Docenas de tornados reportados han causado caos en el centro de Estados Unidos desde el viernes, con avisos de inundaciones vigentes el domingo en Oklahoma y otros estados como Kansas, Missouri, Arkansas y Texas.

“No se puede creer la destrucción”, dijo Stitt. “Parece que todos los negocios del centro han sido destruidos”.

En Oklahoma, un tornado arrasó al poblado de Holdenville, de unos 5.000 habitantes, el sábado en la noche, matando a dos personas e hiriendo a otras cuatro, indicaron los Servicios de Emergencia del condado Hughes en un comunicado. Holdenville está a unos 129 kilómetros (80 millas) de Oklahoma City. Otra persona murió a lo largo de la Interestatal 35 cerca de la ciudad de Marietta, en el sur de Oklahoma, según el Departamento de Manejo de Emergencias de Oklahoma.

“Mis rezos van hacia las personas que perdieron a seres queridos por los tornados que azotaron anoche a Oklahoma”, dijo el gobernador en una declaración.

Stitt emitió el domingo una orden ejecutiva declarando el estado de emergencia en 12 condados debido a las consecuencias del clima severo mientras las cuadrillas trabajaban para limpiar los escombros y evaluar los daños de las tormentas severas que derribaron cables de luz. Más tarde, planeaba recorrer la ciudad de Sulphur, en el sur de Oklahoma, donde algunas construcciones quedaron reducidas a montones de escombros.

Casi 33.000 clientes estaban sin electricidad en Oklahoma el domingo en la mañana, según poweroutage.us, que monitorea las interrupciones de servicios eléctricos. En Texas, casi 52.000 usuarios estaban sin luz.

Se reportaron graves daños por la tormenta en Sulphur, en el sur de Oklahoma, donde las autoridades reportaron varios heridos.

La policía del condado Murray pidió a la ciudadanía a alejarse de la ciudad para dejar libre el camino a los rescatistas tras extensos daños por tornados, según un comunicado colocado por la agencia en Facebook.

“Quédense en casa y no vengan a observar”, dijo el departamento policial.

Un hospital resultó dañado en Marietta, según la Agencia de Gestión de Emergencias de Oklahoma, que añadió que la carretera interestatal 35 está cerrada en la frontera con Texas “debido a vehículos volcados y cables derribados en la vía”.

Residentes de otros estados también se reponían del desastre. Un tornado en un suburbio de Omaha, Nebraska, destruyó casas y negocios el sábado al arrasar primero cultivos agrícolas, luego suburbios y luego un poblado de Iowa.

El gobernador de Nebraska, Jim Pillen, y la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, pasaron el sábado recorriendo los daños y organizando asistencia para las comunidades dañadas. Aún se están realizando evaluaciones formales de daños, pero los estados planean buscar ayuda federal.

Con información de La Jornada

WhatsApp