Hoy es 25 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó, la semana pasada, al Congreso de la Unión los Pre Criterios Generales de Política Económica 2025, en donde prevé una desaceleración de la economía mexicana, así como menores ingresos petroleros y una caída del gasto público en el primer año de la siguiente administración.

Al interior del documento, las variables macroeconómicas apuntan a un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) entre 2 y 3%, con una estimación puntual de 2.5%, menor a la estimación de este año donde el rango va de 2.5 a 3.5%, con un crecimiento puntual de 3 por ciento.

“Cabe destacar que las proyecciones del marco macroeconómico reflejan un escenario de tendencia inercial que no contempla efectos adicionales por alguna política pública en particular o el efecto puntual de tendencias globales como la relocalización de empresas”, destacó la dependencia.

En el caso de la inflación, que en los últimos años ha estado fuera del objetivo del Banco de México (Banxico), ésta se desaceleraría de manera importante a 3.3%, sin embargo, continuaría por arriba del objetivo puntual del banco central de 3 por ciento.

Otra variable macroeconómica es la que se refiere al precio del barril del petróleo, donde se prevé una caída drástica al pasar de 71.3 a 58.4 dólares en promedio en el 2025, lo que explica, a su vez, menores ingresos petroleros en 13.5% respecto a la estimación de este año (98,000 millones de pesos menos).

Respecto a la plataforma de producción petrolera, la Secretaría de Hacienda estimó 1 millón 863,000 barriles diarios para el 2025, lo que supone un aumento marginal de 11,100 barriles diarios con respecto a la plataforma de este año, proyectada en 1 millón 852,000 barriles.

Menores recursos

En tanto, la meta de déficit presupuestario de 2.5% del PIB tendría una implicación en el gasto público. De acuerdo con las estimaciones, el gasto público tendría una disminución a 24% del PIB en el 2025, casi tres puntos porcentuales menos al estimado para el cierre de este año de 26.9 por ciento. De esta manera, el gasto neto total disminuiría 706,000 millones de pesos respecto a lo aprobado este año, es decir, sería 7.5% menor.

Se proyecta una reducción del gasto programable pagado de 662,000 millones de pesos respecto a lo aprobado (- 9.9% real), la cual incluye gasto no recurrente previsto en el 2024. Cabe destacar que este menor gasto no afectará los compromisos de gasto social ni impactará la provisión de servicios públicos, el pago de obligaciones legales o contractuales”, señaló la dependencia.

Mayor déficit este año

Respecto a este año, la dependencia mantuvo su estimado de crecimiento pero modificó al alza su estimado de Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), una estimación que ya había causado controversia por ser la más alta en décadas.

En los Pre Criterios, Hacienda pasó de 5.4 a 5.9% los RFSP, mientras que para el 2025 espera que el siguiente gobierno baje esta tasa a 3.0 por ciento.

“Se proyecta que el déficit presupuestario alcanzará un nivel equivalente a 5.0% del PIB, de acuerdo con el monto aprobado por el H. Congreso de la Unión. Al considerar los requerimientos financieros extrapresupuestarios, los cuales incluyen el costo financiero por bonos indexados y la cotización bajo par en el valor de colocación de la deuda pública, se estima que los RFSP alcanzarán un nivel de 5.9% del PIB”, indicó la dependencia.

El alto nivel del déficit, desde el año pasado, ha generado críticas dado que esto afecta la deuda del gobierno. De acuerdo con las estimaciones de Hacienda, el Saldo Histórico de los RFSP se ubicaría en 50.2% del PIB tanto este año como el que sigue.

“Este elevado déficit conlleva diversas consecuencias que, si bien no serán inmediatas, sí impactarán negativamente en las finanzas públicas de los siguientes años, traduciéndose en un crecimiento económico más débil que el actual”, expresó en su momento el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En tanto, el secretario de Hacienda, indicó en su momento, que el alto déficit era para poder terminar las obras insignia del gobierno. “Desde el punto de vista de la economía, es mejor hacer un esfuerzo de financiamiento por ese monto para concluir esos proyectos que dejarlos inconclusos para la siguiente administración”.

WhatsApp