Hoy es 21 de Julio de 2024, Chihuahua, MX.

Los expertos del Servicio Meteorológico Nacional y del de Centro Nacional de Huracanes (NHC), pronosticaron una actividad de huracanes muy superior a lo normal y se ha estimado que alrededor de 5 huracanes podrían impactar el territorio mexicano ante lo cual hay que estar preparados.

En entrevista para El Economista, el Mtro. Héctor Magaña, coordinador de Análisis e Investigación del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, señala que debido a lo anterior el impacto económico que tendrían diferentes los sectores seria relevantes si no se toman medidas adecuadas y preventivas.

Alrededor de 5 huracanes podrían impactar el territorio mexicano este año y esto va a generar pérdidas económicas en diferentes industrias que están relacionadas con su cercanía a este fenómeno meteorológico», indicó.

Sectores

El profesor señaló que entre los sectores más afectados serian:

  1. Turístico: Los huracanes dependiendo de su intensidad causan daños severos a los hoteles, restaurantes, comercio en general. “Principalmente en zonas más propensas como Acapulco, Cancún, la Riviera Maya y estas pérdidas económicas pudiera superar varios miles de millones de dólares”. 
  2. Vivienda: El año pasado casi 300,000 viviendas tan solo en Guerrero se vieron afectadas por huracanes. Y para este 2024 se espera también que un cantidad de viviendas sufran afectaciones, si no se toman las medidas adecuadas. 
  3. Automotriz: Debido a las fuertes lluvias e inundaciones que provocan los huracanes, los vehículos también resultan dañados y esto afecta tanto a propietarios como a las aseguradoras.  
  4. Agricultura y medio ambiente. La gran cantidad de lluvia que cae afecta a las tierras por las inundaciones, lo que afecta la producción. 

“Dado este recuento las afectaciones sumando a todas las industrias podría ascender a los 16,000 millones de dólares para 2024”, consideró el especialista.

Medidas

Ante lo anterior, el profesor Héctor Magaña, recomienda tomar en cuenta medidas preventivas que ayuden a mitigar estas pérdidas y medidas reactivas ya una vez que suceda el impacto dependiendo del tipo y tamaño de empresas se pueden hacer ajustes.

Entre las medidas preventivas que se recomiendan son:

  • Tener asegurados los bienes: Se deben contar con los seguros adecuados, asegurar propiedad, estructura y sus activos.» Que todo esté debidamente asegurados contra los desastres naturales, así como además tener actualizada las pólizas de seguros para que se cubran los posibles riesgos a lo que se están enfrentando. Incluso las empresas grandes pueden considerar el reaseguro para reducir ese riesgo y la exposición a la misma catástrofe”. 
  • Planificación: En el caso de las empresas deben de desarrollar planes de continuidad en el negocio que consiste en desarrollar y actualizar sus estrategias para mantener las operaciones durante y después del desastre. “También es importante que se llevan a cabo simulacros y capacitación al personal para actuar ante esta situación extrema y tener una evaluación de riesgos adecuada, es decir, cuáles son los riesgos no solo de la empresa sino de la región donde se encuentre la empresa para desarrollar el plan adecuado”. 
  • Resiliencia: Tener una infraestructura resiliente es decir, hacer mejoras en infraestructura y usar materiales que sean más resistentes a los huracanes, el reforzamiento de techos y estructuras, así como también invertir en un sistema de energía de respaldo como algunos generadores que permitan la continuidad en las operaciones cuando se dan cortes prolongados de energía. 

Dentro de las medidas reactivas el especialista recomienda:

  • Monitoreo y comunicación: Hacer caso a las alertas tempranas las cuales son fundamentales para salvar los recursos valiosos posteriormente cuando la situación es complicada y que estos protocolos de comunicación involucren no solo a empleados sino a clientes y proveedores de la empresa para que tomen las medidas necesarias. 
  • Colaboración con autoridad y comunidades: Trabajar en conjunto para que los daños que se tengan que resarcir sean los mínimos o tomen el menor tiempo posible y la empresa puedan continuar laborando. 

“La implementación de las medidas es crucial para disminuir las pérdidas económicas causadas por huracanes y ciclones y también estar preparados y ser resilientes para enfrentar los desafíos que se vayan presentando estos fenómenos naturales”, concluyó

WhatsApp