Hoy es 24 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

En la década de 1990, la colonia Guerrero de la Ciudad de México fue el escenario de un breve romance que resultaba problemático para la familia de uno de los involucrados.

La historia, que se transmitió de boca en boca entre los testigos, fue retomada por el periodista Antonio Nieto en su libro El cártel chilango.

José Alberto Maldonado López tenía en ese entonces alrededor de 14 años. En su vida adulta sería conocido por las autoridades y la prensa con el alias de ‘El Betito’ y el nombre de Roberto Mollado Esparza, pero en ese entonces era llamado ‘El Flamitas’.

Quienes convivieron con él durante su niñez y adolescencia lo recuerdan como una persona sumamente problemática y una muestra de ello fue el incendio de la fachada de un restaurante. No se trataba de cualquier establecimiento, sino de Casa Paquita, la taberna que Francisca Viveros Barradas —Paquita la del Barrio— había fundado en los ochenta y se ubicaba en la calle Zarco 202.

Los relatos obtenidos por Antonio Nieto señalan que ‘El Betito’ y la aparente sobrina de la cantante, cuya identidad es reservada, se reunían a escondidas en breves periodos de tiempo, ya que la familia de ella no aprobaba su relación.

Hay quienes incluso mencionan que Maldonado López le contaba a sus amigos que, a través de terceras personas, la intérprete de Rata de dos patas le advirtió que ya no viera a la joven. La respuesta de ‘El Betito’ o ‘El Flamitas’ fue, según el texto: “Si no me dejan verla les voy a quemar el restaurante”.

En una fecha no especificada, el joven cumplió su promesa y causó un incendio en la entrada del bar. Debido a que esto ocurrió mientras el establecimiento estaba cerrado, se presume que no hubo pérdidas que lamentar. “Sólo fue parte de la fachada, pero la adolescente jamás volvió a poner un pie en la colonia”, relata el periodista.

En diciembre de 2005, personal de la entonces delegación Cuauhtémoc se presentó en Casa Paquita para colocarle sellos de clausura sin previa notificación a la cantante. En ese tiempo circuló la versión de que el motivo habría sido la ausencia de salidas de emergencia y de espacios adecuados para personas con discapacidad.

Años después, en febrero de 2018, Paquita la del Barrio ofreció una conferencia de prensa para anunciar que su negocio regresaría a sus actividades, luego de múltiples dificultades para sacarlo a flote.

WhatsApp