Hoy es 27 de Febrero de 2024, Chihuahua, MX.

Aunque a través de sus redes sociales Michelle Salas postea los viajes que realiza por el mundo, lo cierto es que no siempre está de vacaciones porque la influencer también se desempeña como modelo de marcas y de manera frecuente es requerida para shootings, por lo que de un día para otro debe trasladarse a diversas ciudades o países para cumplir con sus compromisos laborales.

Michelle Salas no logra dormir bien desde hace dos años

Debido a lo distante de las regiones a las que debe viajar y el cambio de horarios, pues un día puede estar en México y al otro en Madrid o Nueva York, la hija de Luis Miguel no tiene tiempo para dormir las horas correspondientes que le permiten descansar y recuperar energía.

Quizá es por ello que ahora sufre de insomnio y a través de sus redes sociales pidió ayuda para curarlo y poder continuar con sus actividades sin sentir cansancio.

“Buenos días, ay no, no están entendiendo, me acosté a los 10 de la noche tratando de dormir la horas que quería dormir y fue imposible, estoy teniendo un grave problema y no sé quién me pueda ayudar”, expresó Michelle mediante sus Stories, mientras iba a bordo de un taxi que la llevaría a su cita de trabajo.

La también hija de Stephanie Salas y bisnieta de la gran diva Silvia Pinal explicó que, en busca de conciliar el sueño, anoche tomó magnesio y melatonina, pero fue en vano y esta mañana se sentía aletargada.

“No logro desconectar el cerebro, mi cerebro no desconecta, me duele el cerebro y todo el tiempo, en la noche, estoy como despierta, pensando, y no logro descansar nada. Heme aquí, ya estoy de camino a mi shoot, será un día largo, así que, actitud positiva, espero dormir temprano hoy y recuperar esas horas de sueño”, comentó la modelo para luego pedir ayuda a sus seguidores a fin de que le recomienden un tratamiento para descansar o un buen doctor.

“Si tienen algún tipo de recomendación, sugerencia, idea, algún doctor del sueño que me pueda ayudar, se los agradeceré infinitamente porque la verdad, no me quiero acostumbrar a no dormir. Se me hace rarísimo porque antes no tenía ningún tipo de problema durmiendo en el avión, en el tren o donde estuviera, pero estos dos últimos años han empezado a ser como que no sé”, platicó.

Desesperada, insistió en que no logra descansar, incluso si se alista para dormir siete, ocho o nueve horas. “No logro llegar a un deep sleep (sueño profundo) y me saca de quicio. En fin, esa fue la historia del taxi, ya estoy a punto de llegar a mi shoot”, finalizó Salas, que el año pasado asistió a cinco de los más de 60 conciertos que ofreció su papá Luis Miguel como parte de su gira 2023.

WhatsApp