Hoy es 23 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

Resulta irónico que una institución tan antigua como la monarquía británica se haya enredado en una situación que –para ponerla en términos ad hoc al mes de abril– pareciera un juego de niños… fuera de control.

El paradero de la princesa de Gales y su estado de salud, así como la misteriosa razón que ocasionó su “cirugía abdominal programada” y el silencio de Kate Middleton con respecto a su recuperación dieron paso a una infinidad de escenarios para justificar o explicar una ausencia que, en el último de los casos, sólo alimentó el morbo, generó desconfianza en la Familia Real y empañó la imagen (hasta ahora casi perfecta) de la futura reina de Inglaterra, de quien ahora sabemos –por sus propias palabras– que fue diagnosticada con cáncer y esperó hasta el último momento para hablar abiertamente de ello, lo que ya obligó a la Familia Real a pagar un precio muy alto, al ver debilitada su credibilidad.

¿Qué pensaría la difunta Isabel II ante dicha crisis de credibilidad ocasionada por la esposa de su nieto? ¿Qué habría dicho la monarca, quien siempre fue celosa guardiana de las apariencias, ante la infame foto editada que pretendía calmar las aguas hasta que reapareciera la princesa de Gales?

El difícil panorama que enfrentó Kate Middleton antes de anunciar que tiene cáncer

En enero, cuando se anunció que Kate Middleton se ausentaría de sus deberes para ser intervenida quirúrgicamente y recuperarse de su operación, se dijo que retomaría su agenda después de Pascua.

Desde entonces, ha bastado la mención de su nombre para que medios y redes sociales intuyan que hay algo más. ¿Acaso una enfermedad grave, una crisis matrimonial o una intervención estética?

Por si esto fuera poco, resurgió en escena el nombre de Rose Hanbury, señalada en 2019 como la supuesta amante del príncipe William y de quien ahora –en el colmo de las teorías conspirativas– se dijo que pudo ocasionar la actual crisis que atraviesa la princesa de Gales.

Del otro lado del mundo y sin previo aviso, Meghan Markle –la rival no declarada de Kate– pudo haber tomado ventaja de la situación (¿o acaso existen las coincidencias?), ya que regresó a Instagram para buscar convertirse en gurú de estilo de vida; y tal vez en nueva reina de las redes sociales.

Kate y William: ¿Aquí no pasó nada?

La sorpresiva reaparición de Kate junto al príncipe Williamquienes salieron a una tienda cercana al castillo de Windsor con una actitud que parecía decir “Aquí no pasó nada”, generó aún más dudas. Circulan versiones que señalan que la mujer del único video grabado ese día no es Kate, sino “una de las dobles” de la princesa de Gales.

El deseo de Kate Middleton de mantener en privado la información concerniente a su estado de salud y su torpe intento por enviar señales de que todo estaba bien (con una foto en la que se detectaron al menos 20 anomalías) dieron como resultado un extraño juego de escondidas en el que ni ella ni los Windsor salieron victoriosos y cuyos errores tendrán que enmendar.

El sábado 16 de marzo la pregunta de “¿Dónde está Kate Middleton?” parecía haber sido resuelta. Los príncipes de Gales fueron vistos en un supermercado cercano al castillo de Windsor y, con una actitud relajada y sonriente, parecían ajenos a la polémica que desató su silencio. Sin embargo, la existencia de un solo video que capturó el momento e incluso la identidad de la princesa de Gales dieron lugar a más dudas.

El drama protagonizado por Kate Middleton y el príncipe William no estaría completo sin una antagónica. Rose Hanbury, marquesa de Cholmondeley, una antigua amiga de los príncipes de Gales, fue señalada de tener una aventura con William en 2019 y, ahora, incluso, de causar los problemas de salud de Kate debido a una nueva infidelidad. Hanbury no se quedó de brazos cruzados y se desmarcó de la situación al negar las acusaciones, a través de un comunicado que enviaron sus abogados a un medio británico.

Kate Middleton tiene cáncer: El secreto detrás de la desaparición de la princesa de Gales

Una semana después de haber sido vista de compras cerca de Windsor, Kate Middleton finalmente confirmó con un video publicado en sus redes sociales que está en tratamiento porque le fue detectado un cáncer del que no dio más detalles.

Visiblemente delgada y sin tener a su lado a William ni a ninguno de sus hijos, la princesa de Gales habló de su salud, quizá demasiado tarde (a diferencia del rey Carlos III, quien fue honesto sobre su diagnóstico desde el principio) y ahora, además de seguir su tratamiento alejada de los reflectores, tendrá que pensar también en la forma de hacer las paces con sus seguidores y con la opinión pública en general, toda vez que en un principio se descartó que tuviera cáncer y, de cierta forma, permitió que los rumores sobre su persona afectaran a la Corona.

WhatsApp