Hoy es 25 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

Saúl Álvarez ha forjado una gran carrera profesional en el boxeo; sin embargo, que sus hijos le sigan sus pasos no es algo que le llame la atención.

En su visita a TV Azteca, el Canelo señaló que le gustaría que sus pequeños destaquen en el deporte, en especial, en su segunda pasión, el golf.

«Después del boxeo, lo que más me gusta es jugar golf. Me gustaría que mi hija la chiquita sea golfista; a mi hijo también se lo he dicho, pero no, él me gustaría que fuera piloto de Fórmula 1«, señaló en el noticiero matutino de ADN40.

Ante ello, el pugilista tapatío le encantaría que su hijo más pequeño siga los pasos de Checo Pérez; empero se opone y quiere ser como su padre.

«Le dije que sí quería ser piloto de F1, pero me dijo que no; que él quiere ser peleador. Pero ya le dije que en dos años le voy a poner un sparring, y ya que reciba el primer golpe que me diga si quiere continuar siendo boxeador»; mencionó entre risas.

Derrotas más dolorosas para Saúl Álvarez

Por otra parte, el tapatío compartió sus fortalezas en el encordado: «Pego fuerte, pero soy inteligente. No soy un boxeador que noquea de un golpe, soy alguien que machaca. Mi mente y la forma en cómo los voy quebrando, eso es lo importante».

Para finalizar, el Canelo Álvarez se refirió a las mayores decepciones que ha sufrido en su carrera profesional, por lo que no dudó en decir que fue el descalabro ante Floyd Mayweather.

«Sólo he tenido dos en mi carrera; la última derrota no debió ser así, pero tocó. La derrota ante Mayweather tenía 23 años, me ganó la experiencia y me dolió muchísimo, porque de haber ganado al mejor me iba a convertir en eso», recalcó.

Concluyendo que «me dolió mucho en el orgullo porque quería salir con la mano en alto. Varios días estuve dolido, pero pensé que eso no me iba a parar para ser el mejor del mundo. He enfrentado a muchos grandes peleadores, pero ahí aprendí muchas cosas».

WhatsApp