Hoy es 20 de Febrero de 2024, Chihuahua, MX.

Luego de algunas complicaciones, la misión a la Luna de Japón logró enviar unas fotos a la Tierra, siendo todo un éxito en esta primera etapa.

Esto lo confirmó la JAXA, la agencia espacial japonesa, durante una rueda de prensa donde dieron los pormenores de la misión a la Luna de Japón.

Las fotos que fueron dadas a conocer al público muestra a la sonda SLIM posada en el satélite, demostrando que se lograron los objetivos iniciales.

Además se confirmó el despliegue de los robots LEV-1 y LEV-2, este último fue el responsable de tomar las mencionadas fotos y mandarla a la Tierra.

¿Cuál fue el problema de la misión a la Luna de Japón antes de tomar la foto?

De acuerdo con Hitoshi Kuninaka, director general de la JAXA, antes de aterrizar y tomar las fotos, la sonda SLIM de la misión a la Luna de Japón perdió uno de sus motores.

Esto la desvió un poco de su trayectoria; se esperaba que SLIM tuviera un margen de error de sólo 10 metros con respecto a la zona de aterrizaje acordada.

Debido a la falta del motor, la sonda de la misión a la Luna de Japón aterrizó a 55 metros del lugar señalado; aún así se trata del aterrizaje más preciso que se ha hecho en el satélite.

Asimismo considera que tuvieron suerte de que el software de navegación de la sonda ajustara los parámetros tras la pérdida del motor.

Así pudo maniobrar de manera adecuada para compensar la falta de potencia para que no perdiera la horizontal.

No obstante, este aterrizaje provocó que los paneles solares que darán energía a SLIM quedarán en una posición diferente, impidiendo que capturaran la luz del Sol.

Por ende la sonda se apagó al poco tiempo de llegar a la Luna; aunque eso no se ve como un problema, pues el objetivo primario de la misión era lograr un aterrizaje preciso.

Se espera que la misión a la Luna de Japón continue en febrero para tomar más fotos

Ahora la JAXA espera que los movimientos de rotación y traslación del satélite ayuden a continuar la misión a la Luna de Japón.

Si se dan las condiciones adecuadas, los cambios en la posición del satélite con respecto al Sol, alinearán a SLIM con la estrella, permitiendo que recargue sus baterías.

Con esto, la misión a la Luna de Japón podrá cumplir su segundo objetivo, que es enviar fotos de la superficie a la Tierra.

Estas fotos se compartirán con la misión Artemis de la NASA, la primera con tripulación tras más de 50 años de la última en su clase.

También se tiene planeado analizar rocas lunares y el posible origen del satélite.