Hoy es 15 de Julio de 2024, Chihuahua, MX.

16 de junio de 2023. Tal y como estaba previsto, la Unión Europea aprobaba hace un año nuevas normas relacionadas con la sostenibilidad de las baterías: recuperación de materiales, eficiencia del reciclaje, acceso fácil a las mismas.  El objetivo es que, a partir de 2027, «las baterías portátiles incorporadas en los dispositivos deben ser extraíbles y reemplazables«, un punto que pareciera chocar frontalmente con buena parte de los avances que se han conseguido en los últimos años.

Los cuerpos unibody llegaron por algo. Los fabricantes no dejaron de crear móviles de tapa de forma arbitraria. Los diseños unibody han traído todo lo que caracteriza al diseño de los teléfonos actuales: son resistentes al agua y al polvo, mucho más delgados que antes, bastante resistentes (al menos, a nivel de cuerpo) y tienen una estructura interna cada vez más eficiente.

La llegada del unibody supuso el adiós a la batería extraíble a golpe de tapa y nueva pieza, siendo ahora necesario despegar la parte trasera del cuerpo del terminal, en varios casos romper varias capas adhesivas que adhieren la batería a la base, etc. De hecho, en casos de móviles tan populares como el POCO X3 Pro, hay que despegar el propio módulo de cámara para acceder a la batería. Algo que no está en manos del usuario medio.

Hay un líder en reparabilidad, y claros perdedores. ifixit lo tiene claro: los iPhone son los móviles con mejor índice de reparabilidad. Su única dificultad es que requieren tornillería y piezas propias pero, fuera de ahí, los remplazos de pantalla, vidrio trasero y batería son una de las prioridades de Apple a la hora de diseñar sus teléfonos.

Diversidad. Por su lado, indican que terminales como el Samsung Galaxy S22 Ultra tienen la batería «fuertemente pegada, requiriendo un extenso desmontaje». En otras palabras, sin los conocimientos y herramientas adecuadas, es posible hacerle una buena avería en el proceso. Lo mismo sucede con el Pixel 6 Pro, un teléfono en el que el puerto de carga está soldado y la batería tiene un fuerte pegamento.

Estas decisiones corresponden a la ingeniería sobre la distribución y diseño interno que tendrá el terminal. Algunas estarán mejor o peor orientadas a la reparabilidad, pero suponen lo que el fabricante entiende como la forma más óptica de ubicar cada componente.

Qué entendemos por extraíble. La Unión Europea no es del todo clara. El principal requisito que pone sobre la mesa es que, a partir de 2027, las baterías deben poder ser extraídas por el usuario final. Esto supondrá que los fabricantes tendrán que poner todas las facilidades al usuario para realizar el proceso pero, técnicamente, la batería de un iPhone, es remplazable y extraíble.

La batería de un Galaxy S22, aunque difícil de trabajar, es remplazable y extraíble. El texto apunta a que los fabricantes tendrán que dar más facilidades a los usuarios para realizar el proceso. Sin ir más lejos, Apple vende un kit de herramientas para que cualquiera pueda reparar sus teléfonos (spoiler: no sale a cuenta).

Llegarán cambios. Si bien no debemos esperar la vuelta de los móviles de tapa, los fabricantes se verán forzados a, de forma progresiva, modificar la estructura y diseño de sus terminales para hacerlos más amigables de cara a reparaciones. Un impulso que, sobre el papel, debería beneficiar a los usuarios, pero que puede suponer un golpe para aquellos fabricantes en cuyos diseños la reparabilidad era la última de las prioridades.

WhatsApp