Hoy es 24 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

El problema de los ‘wows’ es que duran solo un rato. Eso es lo que parecen haber pensado algunos compradores de las Apple Vision Pro, porque en las redes sociales están apareciendo diversos mensajes de usuarios que las van a devolver.

Qué ha pasado. Puede que esto sea el futuro y que las Vision Pro sean espectaculares, pero los primeros compradores no están convencidos de que sean espectaculares a largo plazo. De hecho, hay varios factores que están contribuyendo a que unos cuantos usuarios hayan dejado claro en redes sociales como Twitter, Reddit o Threads que van a devolver las gafas de realidad mixta de Apple.

No son cómodas. Una de las quejas más recurrentes es la de que las gafas pesan y tras cierto tiempo acaban siendo incómodas. Algunos usuarios indican que se marean a los 10 minutos y otros que les ha dejado los ojos con molestias o potenciales lesiones. Parker Otolani, director de producto en The Verge, explicaba que son incómodas y están causando molestias en los ojos, y «aunque fucionan mágicamente, los sacrificios físicos no me compensan ahora mismo».

Muy caras. En esas devoluciones también influye el factor precio. Que un producto de 3.500 dólares acabe no siendo cómodo o provocando molestias es demasiado, como apuntaba Otolani. Hay otros que aun creyendo que son «geniales», explican que «no hay nada en ellas que vaya usar de forma suficientemente frecuente para que quiera quedármelas».

Aún no están finas. Otros las devuelven simplemente por impaciencia. Carter Gibson, empleado en Google, explica cómo las dificultades para aprovechar las ventanas en multitarea o la gestión de algunos tipos de fichero no soportados suponen un problema. Otros se quejan del passthrough, algo curioso porque el de las Vision Pro es el mejor que hay en estos momentos.Probablemente Apple acabe mejorando todo eso en próximas actualizaciones, pero hay quien no quiere esperar.

Las apps flotantes no son para tanto. Otros dejan claro que las aplicaciones no aportan demasiado al usarlas en realidad virtual. «Coge Mail por ejemplo. ¿Qué utilidad tiene que la app del correo del iPad esté flotando en mi salón?». Otros apuntan a todas esas razones y el hecho de que no hay suficientes apps útiles.

Te aislan. No muchos hablan de ello, pero algo obvio en este producto es que te aisla del exterior y algunos comienzan a darse cuenta de que eso puede acabar siendo inquietante. Sam Henri Gold precisamente las devuelve por esa razón. «También son realmente solitarias. A veces viene mi novio y nos quedamos trabajando en silencio con el portátil. No es que conectemos mucho, pero es agradable estar en compañía del otro. No puedo mostrarle nada en la pantalla, él sabe que puedo desvanecerlo y desaparecer en el monte Hood en cualquier momento, y Eyesight es tan inútil que es como si no existiera…».

Prefiero trabajar en mi monitor. La posibilidad de que las gafas se conecten al Mac inalámbricamente para usarlas como un fantástico monitor externo son estupendas, pero el efecto ‘wow’ también se pasa al poco tiempo. «Tras intentarlo múltiples veces, prefiero de lejos mirar a mi Studio Display para la productividad. Un par de veces fue chulo tener «una pantalla más grande» con las Vision Pro en mi MacBook Pro de 14″, pero la experiencia del ordenador normal sigue siendo reina en productividad», explicaba Stephen Robles en Threads. Otros coinciden: «el mirroring de la pantalla del Mac no es súper convincente para mí».

Esperarán a nuevas generaciones. Muchos de los que declaran que van a devolverlas creen que aún así el producto es fantástico. De hecho, en muchos casos dejan claro que volverán a probarlas en la próxima o próximas generaciones para ver si sus quejas y problemas se han resuelto y el mercado está más maduro.

Caduca el plazo de devolución. Hay otra razón potente para esos comentarios sobre las devoluciones: hay un plazo de devolución de 14 de días, y los primeros compradores que las adquirieron tienen precisamente hasta este viernes para devolverlas. Algunos, tras probar la experiencia, no han quedado convencidos y lo han dejado claro en las redes.

Pero muchos otros se las quedan. Aunque hay usuarios que las van a devolver, es probable que se trate de un pequeño porcentaje de los compradores. Lo demuestra el hilo de Robert Scoble, periodista tecnológico que iniciaba un hilo preguntando a la gente si se las iba a quedar. La mayoría de quienes respondían afirmaban estar encantados con las gafas y pensaban seguir usándolas todo lo que pudieran en el futuro.

WhatsApp