Hoy es 20 de Julio de 2024, Chihuahua, MX.

¿Qué pasa si la prueba estática de un cohete sale mal y el cohete acaba despegando por accidente? Pues que ya no es una prueba estática.

El Falcon 9 chino. El lanzador mediano Tianlong 3 de la empresa china Space Pioneer es muy similar a un Falcon 9 de SpaceX, tanto en altura y diámetro (71 x 3,8 metros) como en capacidad de carga (17 toneladas a la órbita baja terrestre).

El día que Jeff Bezos encontró en Internet las coordenadas donde había caído el cohete de Apolo 11 y fue a buscarlo

Su primera etapa tiene nueve motores de oxígeno líquido y queroseno, cada uno con un empuje de 1.090 kN, y está diseñada para aterrizar en vertical de forma autónoma con el objetivo de volver a volar hasta 10 veces.

Un despegue accidental. El primer vuelo del Tianlong 3 estaba previsto para dentro de algunas semanas, pero un aparatoso accidente ha adelantado su debut.

El 30 de junio, durante una prueba de encendido estática de su primera etapa, el cohete despegó accidentalmente y cayó en horizontal a un kilómetro y medio de la plataforma, causando una brutal explosión.

Qué ocurrió exactamente. Cuando los nueve motores TH-12 del Tianglong 3 se encendieron, la plataforma no aguantó el empuje de 820 toneladas y se rompió, lanzando la etapa por los aires. Según algunas fuentes, la plataforma solo estaba diseñada para soportar 600 toneladas.

El accidente ocurrió en las instalaciones de Space Pioneer en Gongyi, provincia de Henan. El propulsor despegó en vertical con bastante control, pero cayó unos segundos después explotando violentamente cerca de unos edificios a las afueras de la ciudad.

En el ojo del huracán. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas, pero los vídeos del accidente muestran lo cerca que ocurrió de unas zonas pobladas. Pasarán, presumiblemente, varios meses hasta que la empresa se reponga con una nueva etapa y plataforma de pruebas.

Space Pioneer se había convertido en una empresa clave del sector espacial privado de China por el lanzamiento del primer cohete comercial de combustible líquido del país, el Tianlong 2. Ahora se encuentra bajo el escrutinio de las autoridades y buena parte de la población.

Al menos ha sido un accidente. Los cohetes estatales CZ-2 aterrizan en caída libre por diseño después de poner en órbita sus satélites. Una muestra más de la regulación más laxa de China en materia de seguridad aeroespacial.

WhatsApp