Hoy es 01 de Marzo de 2024, Chihuahua, MX.

Aunque consumir atún enlatado a diario puede ser práctico y nutritivo, es importante hacerlo con moderación debido a posibles riesgos para la salud. Entre los peligros más frecuentes, se encuentra la presencia de: 

Mercurio

El atún, especialmente el blanco o el de aleta amarilla, puede contener niveles significativos de mercurio, un metal pesado que en concentraciones altas puede ser perjudicial para el sistema nervioso y el desarrollo cerebral.

El consumo frecuente puede afectar de forma directa a las mujeres embarazadas, madres lactantes y niños pequeños.

Variabilidad nutricional

Dependiendo del tipo de pescado y del líquido de cobertura utilizado (agua, aceite, salsa), el contenido calórico y de grasa puede variar considerablemente. 

El de aceite puede tener más grasas y calorías, mientras que el en agua podría ser una opción más saludable para quienes buscan controlar su ingesta calórica.

Diversidad dietética

Una dieta saludable se basa en la variedad, incluyendo diversas fuentes de proteínas, vitaminas y minerales. En esta línea, limitar la ingesta de proteínas a una sola fuente, como el atún, puede provocar desequilibrios nutricionales y la falta de otros nutrientes esenciales.

Información tomada de El Cronista

WhatsApp