Hoy es 13 de Julio de 2024, Chihuahua, MX.

El panorama para los próximos pasos que dará Banco de México en materia de tasas de interés se mantiene incierto, de acuerdo con analistas de las consultorías Pantheon Macroeconomics (PM), de Bank of America, Goldman Sachs y Banorte.

Dos de los cinco expertos consideran que aumentó el riesgo de que se retrase, de nuevo, el siguiente recorte de la tasa y que el anuncio programado de agosto, prolongue la pausa en el ciclo de flexibilización.

Desde Londres, el economista senior para América Latina en PM, Andrés Abadía, reconoció dos factores adversos para la desinflación: el mal clima con su impacto en cultivos de primera necesidad y en el impacto de choques externos.

Mientras Carlos Capistrán, economista jefe para México y Canadá en BofA Securities, destacó la preocupación de dos miembros de la Junta de Gobierno de Banxico por la inflación general. Desde su perspectiva, estas dos voces podrían incidir en un nuevo retraso en el ciclo de recortes.

El subgobernador de Banco de México, Jonathan Heath, manifestó su preocupación por el dato de inflación, sobre todo tras conocerse el registro alcanzado en la segunda quincena de junio.

En su cuenta oficial de “X” expresó: “La inflación general llegó a 4.98% en junio, la inflación más elevada de los últimos 12 meses. En el margen, la tasa anual de la segunda quincena de junio registró 5.17 por ciento. Muy preocupante”.

Para los citados economistas de Pantheon Macroeconomics y de BofA Securities, el escenario base es de un recorte en la tasa para el anuncio del próximo 8 de agosto.

Analistas de Banorte consideran la inclinación de la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno, les hace suponer que “podrían materializarse relativamente pronto” recortes en la tasa. Pero advirtieron que están pendientes de las minutas de Banxico que serán divulgadas esta semana.

Al incorporar el dato de inflación de junio, los expertos de BofA Securities y Banorte cambiaron sus expectativas de inflación para el cierre de año a 4.8% desde 4.5% que esperaban anteriormente, previsiones que se alejan aún más del objetivo.

Por su parte, los expertos de Banorte refirieron un cambio en el balance de riesgos por la volatilidad de precios de frutas y verduras y la probable velocidad del traspaso del tipo de cambio en los precios de pecuarios, lo que les lleva a esperar una inflación de cierre de año en 4.4 por ciento desde 4.3% previo.

WhatsApp