Hoy es 20 de Julio de 2024, Chihuahua, MX.

Los bancos del país quieren acelerar los pagos con tarjeta en México como parte de la estrategia para combatir el uso del efectivo. Para ellos, la Asociación de Bancos de México (ABM) estudia la alternativa de subir el límite de 400 a mil pesos sin necesidad de teclear un NIP para las transacciones con la tecnología sin contacto, mejor conocida como contactless.

Los principales jugadores bancarios dijeron a EL UNIVERSAL que el gremio trabaja en la adopción de este aumento del monto en las transacciones de pago sin contacto, por lo que en el segundo semestre del año podría echarse a andar en el país.

De acuerdo con el sector, al permitir al usuario pagar simplemente acercando su tarjeta a una terminal punto de venta, sin la necesidad de colocar su clave de seguridad, los usuarios en México utilizarán con mayor frecuencia sus plásticos, en un momento en el cual casi 70% de los dispositivos de cobro permiten el pago sin contacto y la mayoría de las tarjetas que se emiten también cuentan con dicha tecnología.

Sin embargo, los pagos sin contacto aún tienen baja adopción en México. Datos de la industria arrojan que apenas 5% del total de operaciones en el país con tarjeta se efectúan vía esa tecnología.

“Si se sube a mil pesos el límite, 80% de los pagos van a pasar sin pedir un NIP, con lo cual la experiencia tiene menos fricción y funciona. Hay un consenso de que el límite actual (de 400 pesos) es muy bajo, por lo que se está buscando incrementarlo”, dijo el director general de MasterCard México, Mauricio Schwartzmann.

Seguridad, clave
Agregó que la medida se analiza con prudencia y obedece a las propias necesidades del mercado mexicano, por lo que no se quiere forzar mientras cada vez hay más tarjetas en circulación en el país y un número creciente de usuarios que las utiliza para pagar.

“Ese límite es importante, porque mejora la experiencia al usuario. Hay esa intención de hacerlo. Cada mercado tiene su límite dependiendo de cómo se va sintiendo cómodo y va evolucionando. No se trata de acelerar mucho para que haya problemas, pero sí que el usuario tenga comodidad”, añadió.

El directivo dijo que en el análisis de la industria destacan las medidas de seguridad que deben aplicarse para este tipo de operaciones, además de que se espera que los controles de los bancos detecten transacciones inusuales en caso del robo de una tarjeta.

“Hay un pequeño miedo a que haya fraude. ‘¿Qué pasa si me roban la tarjeta?, ¿me van a robar mi dinero?’ Pero, lo cierto es que cuando haces un pago sin contacto de 500 pesos, haces uno o dos, no 10. Normalmente los bancos tienen sistemas de monitoreo de fraude donde dicen que en un día han pasado pagos suficientes y no dejan pasar más”, detalló.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre del primer trimestre de 2024 se contabilizaron 142 millones de tarjetas de débito en circulación en el país, 35 millones de tarjetas de crédito y 1.4 millones de terminales punto de venta.

En un análisis, BBVA México detalló que 75.8% de los municipios en el país tenía al menos una terminal punto de venta al cierre de marzo pasado. Así, la cobertura municipal por cada terminal pasó de 94.5% de la población en marzo de 2014 a 97.8% en el mismo mes de 2024.

BBVA informó que, como parte de su estrategia digital, busca acelerar este año la implementación de la tecnología contactless en sus más de 30 mil terminales punto de venta, alcanzando 95% de los dispositivos con esta alternativa en la segunda mitad del año.

Más pagos
De acuerdo con Schwartzmann, el momento actual de los medios de pago en México, con una gran oferta de tarjetas y población cada vez más dispuesta a utilizar alternativas distintas al efectivo, ha disparado el uso de tarjetas en el país.

“Sí ha habido un crecimiento, pero todavía hay espacio. Hay nuevas propuestas de valor y nuevos jugadores, la reacción de la banca a la competencia, sacando mejores productos; por ende, la gente está teniendo más tarjetas y las usa más. El efectivo está ahí, pero lo que deberíamos ver en los próximos meses es una mejora en las propuestas de valor de las tarjetas”, dijo.

Ante la demanda y mayor uso de tarjetas, a corto plazo se observarán en el mercado mejores alternativas y beneficios para usuarios de débito, que competirán con otros medios como Dinero Móvil (DiMo), del Banco de México, aplicación que permite pagos basándose en el número telefónico del receptor, o transferencias vía Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI).

Con información de El Universal

WhatsApp