Hoy es 22 de Junio de 2024, Chihuahua, MX.

La Asociación de Bancos de México (ABM) celebró como “un poderoso mensaje de certidumbre” la decisión de Claudia Sheinbaum, futura presidenta del país, de mantener a Rogelio Ramírez de la O como secretario de Hacienda y Crédito Público, tras el nerviosismo generado en los mercados.

“Este anuncio es un poderoso mensaje de certidumbre para la comunidad financiera nacional e internacional”, declaró la ABM en un comunicado ante la continuidad de Ramírez de la O, quien está en el actual gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador, a partir del 1 de octubre, cuando comienza el nuevo Gobierno.

“Le expresamos al secretario nuestra más sincera felicitación por este importante voto de confianza en su capacidad y liderazgo al frente de las finanzas públicas del país”, agregó la organización en su mensaje.

Además, aclaró que el nombramiento indica que “México continuará con una firme y disciplinada política económica y financiera, orientada a consolidar el crecimiento económico”.

Esta declaración sucedió tras un “lunes negro” en los mercados después de las elecciones en México, donde la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se desplomó un 6.11 por ciento el lunes, su peor caída desde la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020, y el peso mexicano se depreció un 4.36 por ciento ante el dólar al intercambiarse en 17.71.

Ante este panorama, el secretario de Hacienda tuvo una llamada con inversores internacionales en la que “confirmó a las organizaciones internacionales e inversionistas privados que el proyecto (de Gobierno) está basado en la disciplina financiera, en la autonomía del Banco de México, el apego al Estado de derecho, y facilidad para la inversión privada nacional y extranjera”.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador atribuyó a “factores externos” y a “desinformación” de los analistas, la caída del peso y la bolsa el lunes por las elecciones.

La mayoría de analistas anticipaba la victoria de Sheinbaum, quien ganó con casi 60 por ciento de los votos, pero no preveían que su alianza de partidos obtuviera una mayoría calificada, de dos tercios, en el Congreso, con lo que podría reformar la Constitución sin negociar con la oposición.

Entre las iniciativas constitucionales que causan nerviosismo están la reforma al Poder Judicial para elegir por voto popular a jueces y a la Suprema Corte, una modificación al sistema electoral, cambios en las pensiones, y la eliminación de reguladores autónomos.

Con información de EFE

WhatsApp