Hoy es 16 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció la posibilidad de no resolver durante su mandato, que expira el 1 de octubre, el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero en 2014 y dijo que le “dolería” no dar con su paradero aunque aseguró que “todavía hay tiempo”.

“(El caso Ayotzinapa) sería una asignatura pendiente que me dolería no resolver”, dijo, aunque remarcó que “todavía tenemos tiempo y vamos bien”.

Así lo expresó en una entrevista con la periodista rusa Inna Afinogenova para el español Canal Red , dirigido por el exlíder de Podemos y exvicepresidente segundo de España, Pablo Iglesias. Se trata de una de las pocas ofrecidas por el presidente a un medio internacional en todo su sexenio.

El caso de los jóvenes de la escuela normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, desaparecidos la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, es uno de los grandes pendientes de López Obrador, quien se comprometió durante la campaña que lo llevó a ganar las elecciones de 2018 a resolverlo.

La Comisión de la Verdad del Gobierno reconoció en 2022 que el hecho fue un “crimen de Estado” en el que participaron autoridades de todos los niveles de Gobierno, incluyendo al Ejército, en complicidad con el crimen organizado.

López Obrador subrayó que, durante su etapa como jefe de Estado, “no se ha dejado de buscar” a los estudiantes desaparecidos y “ya se ha castigado” a los partícipes.

“Es que fue una maraña. Cuando dicen que fue un asunto de Estado, sí lo fue, pero no porque el Estado haya ordenado desaparecerlos, sino porque el Estado encubrió”, sentenció.

La llamada “verdad histórica” del gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) y ya desacreditada, apuntó que los estudiantes fueron detenidos por policías del municipio de Iguala, quienes los entregaron a criminales del grupo Guerreros Unidos que los asesinaron y quemaron en el basurero de Cocula. Esta versión excluyó la responsabilidad del Ejército en los hechos.

Por esta razón, López Obrador dijo que “se hizo más difícil y doloroso” para las familias la gestión de la tragedia, que se volvió más “susceptible a la manipulación política”.

Además, criticó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): “Este instituto, que no me da nada de confianza, porque son muy tendenciosos y son de derecha. Están al servicio de las oligarquías y de los gobiernos de derecha”.

En el marco de este organismo nació, en 2015, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para el caso Ayotzinapa, encargado de esclarecer la tragedia y elaborar informes con la colaboración de las autoridades.

En 2023, López Obrador aseguró que el Ejército había entregado toda la información relativa al caso, pero para el GIEI se trató de una obstrucción por parte de las Fuerzas Armadas para evitar la investigación del rol que tuvieron en la desaparición.

Por esto, el organismo dio por finalizada su tarea con la presentación del sexto y último informe en julio del año pasado en el que criticó duramente la falta de colaboración por parte de las autoridades militares.

WhatsApp