Hoy es 16 de Julio de 2024, Chihuahua, MX.

Luego de que fueron avaladas las reformas a los estatutos del PRI, que dan pie a la reelección de su dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, el campechano eludió este lunes confirmar o rechazar si buscará mantenerse en su cargo, y tras los ajustes del domingo avalados en la Asamblea Nacional partidaria, sólo expresó que, “cuando el consejo político lo determine, emitirá una convocatoria y cualquiera, incluyéndome a mí, podremos participar”.

Y al anticipar que comenzarán la organización para impulsar la profunda reforma al partido, amagó con iniciar procesos de expulsión para ex dirigentes y liderazgos del instituto político que han cuestionado su gestión y las reformas estatuarias.

Después de que ayer sostuvo que hay priístas vinculados con el asesinato del ex candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, hoy detalló que hablaba sobre el ex gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones. Cuestionado sobre las versiones que han relacionado con el caso al ex presidente Carlos Salinas de Gortari, dijo que “todos los que tengan que estar tendrán que rendir cuentas”. Mientras que, sobre el caso Pemexgate, lo ligó a la gestión de Dulce María Sauri como presidenta del partido en el año 2000.

En conferencia de prensa en la sede nacional de esta fuerza política, y rodeado de los coordinadores parlamentarios y una veintena de priístas que conforman la dirigencia partidaria, a Moreno Cárdenas se le preguntó en reiteradas ocasiones sobre si buscará reelegirse como presidente del partido. “Está muy lejos eso, ahorita estamos concentrados en el partido, vamos a recorrer todo el país para la fortaleza interna”, argumentó.

-¿Vas a buscar la reelección?- se le insistió.

Eso falta todavía mucho- respondió.

Momentos después, cuestionado sobre cómo beneficiaría al PRI su reelección, señaló: “Eso no ha sucedido, eso en tiempo y forma cuando suceda con mucho gusto contesto”.

Además, Moreno Cárdenas dijo que las modificaciones a los documentos internos aprobados el domingo “son sólo el punto de partida para la gran reforma que vamos a impulsar al interior del PRI” y apuntó que comenzarán desde ahora con la realización de foros encaminados a concretarlo en 2025. A la vez, arremetió contra los liderazgos priístas que lo han cuestionado.

“No vamos a permitir nunca más que esos perfiles rancios, del viejo régimen, beneficiados del partido que les dimos todo, vuelvan a manchar el nombre del Partido Revolucionario Institucional”. Recalcó que “a partir de hoy los vamos a poner en su lugar, les vamos a contestar y los vamos a exhibir porque sin un grupo de cínicos que fueron los que lastimaron al partido”.

Argumentó que hay propuestas de militantes para crear comisiones y llamarlos a rendir cuentas ante el partido.

Una de sus críticas la lanzó contra el ex secretario de Educación, Aurelio Nuño, y al referirse a su columna publicada en este diario, indicó: “¿Díganme dónde estuvo? Entregaron la presidencia de la República en el 18, jefe de la oficina de Presidencia en el pasado (sexenio), coordinador de la campaña donde perdieron la presidencia y la entregaron, y después cómodamente se peló a los Estados Unidos que a estudiar y cinco años abandonó al partido. No tiene vergüenza, no tiene madre. Y al calificarlo como “político de Polanco”, subrayó que no está afiliado al PRI.

También, cuestionó a ex presidentes del partido como Enrique Ochoa Reza, Pedro Joaquín Coldwell, Dulce María Sauri y Manlio Fabio Beltrones, así como al ex candidato presidencial Francisco Labastida, a quienes responsabilizó de la “imagen que le hicieron al PRI por actos de corrupción”.

Sobre el asesinato de Luis Donaldo Colosio, expuso que“uno de los señalados en los expedientes, y no lo digo yo, lo dice la actuación judicial es Manlio Fabio Beltrones y está señalado ahí”.

En relación a sus detractores, añadió: “Ellos quienes dividir, ellos quieren lastimar al PRI, ellos quieren eso. Quieren romper la unidad del PRI a cambio de impunidad y eso la gente y los priístas lo saben. Hacen política desde la comunidad de su celular. Están en la nostalgia del viejo partidazo. Cuando te dicen, ‘es que yo cuando fui presidente del PRI ninguna casilla perdimos’, sí, no más que fue presidente hace 50 años cuando el PRI ganaba todo, entonces, hay que ser inteligentes. Ellos lo que quieren es un partido al servicio del gobierno, estar ahí en la cortesanía, en ser lacayos, en ser esquiroles”.

Reiteró que “hay propuestas de los estados para que se presente ante la comisión de justicia partidaria la expulsión de todos y cada uno de ellos, porque causales de expulsiones también son atentar contra la unidad del partido, calumniar en el partido, mentir públicamente contra el partido”.

WhatsApp