Hoy es 26 de Mayo de 2024, Chihuahua, MX.

Tim Cook cumplirá 64 años en noviembre. La edad y sus propios comentarios en los últimos tiempos anticipando que no pasará «otros diez años como CEO» (esto lo dijo hace un par) prevén un movimiento lógico: el de la sucesión en su cargo.

Mark Gurman ha postulado en Bloomberg a John Ternus, vicepresidente de ingeniería de hardware, como favorito para el momento en que toque relevar a Cook. Nosotros ya hablamos de Ternus cuando en noviembre explicamos cómo eran los perfiles más destacados para esta gran sucesión.

Por qué importa. Apple es la segunda empresa con mayor capitalización bursátil del mundo y la estrella del norte en la tecnología de consumo. Cook relevó a Jobs hace trece años y ha guiado de forma brillante a la empresa en la apertura hacia nuevas gamas (AirPods, Watch, Vision Pro…) y el exitoso enfoque en la división Servicios.

La gestión de Cook ha multiplicado el valor de la empresa por quince. Quién le relevará —y cómo lo hará— es una de las grandes incógnitas de la década en la industria.

A favor de Ternus. Lleva en la empresa desde 2001 y ha supervisado productos clave como iPhone, iPad, Apple Watch y Mac. Tiene el respaldo de líderes clave dentro de la empresa y grandes habilidades comunicativas, algo que juega especialmente a favor en una marca tan famosa por sus presentaciones y forma de transmitir sus mensajes. Su perfil técnico, que integra ingeniería y diseño, también asegura que el core de la empresa sea protagonista.

Además, es uno de los más jóvenes en la directiva actual. Tiene 48 años. Aunque hay pesos pesados seguramente más apropiados para relevar a Cook, como Jeff Williams, Eddy Cue o Greg Joswiak, sus edades (61, 59 y 61 años), sus edades anticipan carreras cortas en el cargo. Alguien que todavía no ha cumplido los 50 tiene más de una década de carrera por delante.

En contra de Ternus. Pese a llevar más de dos décadas en Apple y once años como directivo, su experiencia como cabeza visible en proyectos de alto perfil es limitada. Cook llegó a CEO tras dirigir algo tan sensible como las operaciones de Apple de forma exitosa.

También juega en su contra su perspectiva alejada de divisiones como Servicios, cada vez más importante para Apple, o de una estrategia corporativa global. También en el aspecto financiero o el marketing.

Los párrafos clave. En la noticia de Gurman en Bloomberg hay un par de párrafos que condensan muchos de los motivos para creer que Ternus parte con ventaja:

«A Tim le gusta mucho porque sabe hacer una buena presentación, es muy apacible, nunca pone nada controvertido en un correo electrónico y es muy reticente a la hora de tomar decisiones», dice una persona cercana al equipo ejecutivo de Apple. «Tiene muchas características gerenciales como Tim».

Christopher Stringer, ex diseñador de hardware de Apple, llamó a Ternus una «mano confiable» que «nunca ha fallado en ningún rol al que haya sido ascendido». Eddy Cue, el ejecutivo de Apple conocido como el confidente más cercano de Cook, les ha dicho en privado a sus colegas que Ternus debería ser el próximo CEO, según una persona con conocimiento del asunto.

Cue, que lleva casi cuarenta años en Apple, es una de las personas que mejor conoce a la empresa y más involucrada está con ella, como explica John Gruber en Daring Fireball. Fue de hecho tanto una mano derecho de Jobs como lo es ahora de Cook. Si Ternus tiene el beneplácito de Cue, sus opciones se disparan.

WhatsApp