Hoy es 25 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

La NASA ha compartido nuevas sonificaciones —traducción de los datos astronómicos en sonido— de tres objetos celestes observados por varios de sus telescopios espaciales.

Los paisajes sonoros corresponden a los de la nebulosa IC 443 (apodada Nebulosa de las Medusas), la lejana galaxia espiral Messier 74 (M74) y el remanente de supernova MSH 11-52, que se asemeja a una mano humana. Los archivos auditivos fueron compartidos por la agencia espacial en el canal de YouTube de su observatorio de rayos X Chandra.

La sonificación del IC 443 fue el resultado de un escaneo de arriba hacia debajo de una imagen basada en datos del Chandra, del telescopio de rayos X alemán ROSAT, del Very Large Array —uno de los principales observatorios de radio astronómicos del mundo—, y datos ópticos brindados por el Digitized Sky Survey.

«El brillo de los datos se correlaciona con el volumen del sonido. Los sonidos se asignan a los colores de la imagen: la luz roja se escucha como tonos más bajos, la verde como medios y la luz azul como tonos más altos. Esto crea notas que suben y bajan de tono continuamente», detalla la NASA.

Entretanto, la galaxia M74, localizada a unos 32 millones de años luz de distancia, fue registrada combinando las captaciones del telescopio espacial James Webb, con datos ópticos del Hubble y los rayos X del Chandra. Su sonificación surge de un escaneo circular, en el sentido del reloj, donde los objetos más distantes del centro tienen un tono más bajo y los que están cerca del centro tienen un tono más alto.

Las estrellas más brillantes, capturadas por el James Webb, están representadas por sonidos de percusión, y los datos del Hubble se escuchan como sonidos de sintetizador. La NASA explica que las fuentes del Chandra «corresponden a tonos musicales relativamente altos de sonidos etéreos vidriosos y punteados claros».

La imagen que representa a la MSH 11-52 incluye rayos X del satélite IXPE (Imaging X-ray Polarimetry Explorer) y del Chandra, combinados con información del observatorio Dark Energy Plane Survey 2, que explora longitudes de onda ópticas e infrarrojas.

El escaneo sonoro, en este caso, va de abajo hacia arriba, y en él los datos de Chandra se han convertido en sonidos ásperos parecidos a cuerdas. Lo captado por el IXPE se escucha como sonidos parecidos al viento, mientras que los infrarrojos se asignaron a tonos musicales de un sonido de sintetizador.

WhatsApp