Hoy es 13 de Junio de 2024, Chihuahua, MX.

Las primeras conclusiones de la investigación de Israel sobre el ataque cerca de un campo de desplazados en Rafah, apuntan a que la mayoría de las víctimas mortales, medio centenar, fallecieron a causa del incendio que estalló después del bombardeo.

Por su parte, el fiscal general del Ejército ha ordenado una pesquisa más exhaustiva.
«La mayoría de las víctimas son a causa de un incendio», afirmó este lunes el portavoz del gobierno de Israel, Avi Hyman, en su rueda de prensa diaria.

Por su parte, el Fiscal General Militar, el mayor general Yifat Tomer Yerushalmi, ordenó hoy al Mecanismo de Investigación y Evaluación del Estado Mayor del Ejército que investigue el ataque en Rafah «basado en inteligencia y contra objetivos terroristas de alto rango de Hamás».

Israel justificó el ataque porque mató a 2 «terroristas»:

Se trata de un organismo independiente formado por ex militares encargado de «examinar incidentes excepcionales en combate», como ya hizo hace un mes con el ataque de Israel a un convoy humanitario de la ONG World Central Kitchen, en el que murieron siete de sus empleados, seis de ellos extranjeros.

La investigación concluyó un «error en la identificación» y se saldó con el cese de dos comandantes.

«Antes del ataque se tomaron una serie de medidas para reducir el riesgo de dañar a civiles no involucrados, incluida vigilancia aérea, el despliegue de municiones precisas e información de inteligencia adicional», indicó el Ejército en un comunicado sobre el ataque anoche en Rafah.
El incendio estalló más de una hora después del ataque, que tuvo como objetivo una infraestructura improvisada donde se escondían dos cargos de Hamás, a unos 300 metros del campamento, según fuentes israelíes.

Imágenes difundidas en las redes sociales palestinas mostraron el gran incendio que causó el bombardeo aéreo sobre las tiendas de campaña provisionales en Tal al Sultan. Algunos medios apuntan a que muchas víctimas murieron asfixiadas por el humo y calcinadas.
El Ministerio de Sanidad gazatí informó de que el número de muertos asciende a 45, de entre los cuales hay una decena de mujeres, ocho niños y tres ancianos; y el de heridos a 383.

El Ejército israelí justificó su ataque contra este barrio del noroeste de la ciudad de Rafah, que no había recibido órdenes de evacuación, por la presencia de dos altos cargos en esta zona del grupo islamista Hamás, el comandante de su división para Cisjordania, Yassin Rabia; y otro alto mando de esa misma división, Khaled Nagar.

El ataque israelí contra la ciudad fronteriza con Egipto llegó horas después de que ayer Hamás lanzara desde ese punto, por primera vez en meses, cohetes contra el centro de Israel, incluido la capital, Tel Aviv, que no causó heridos ni daños graves.

Israel ha mantenido sus ataques en Ráfah a pesar de la sentencia del máximo tribunal de la ONU que el viernes le ordenó detenerlos, argumentando que la orden del tribunal le concede cierto margen para llevar a cabo acciones militares allí.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo estar «indignado» por los últimos ataques de Israel. «Estas operaciones deben parar. No hay zonas seguras en Rafah para los civiles palestinos», dijo en X.
La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, y el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, afirmaron que la sentencia debe respetarse. 

«El derecho internacional humanitario se aplica a todos, también a la conducción israelí de la guerra», dijo Baerbock.

«Estamos involucrando activamente a las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) y a los socios sobre el terreno para evaluar lo sucedido, y entendemos que las FDI están llevando a cabo una investigación», agregó.
Incluso los países de la Unión Europea acordaron solicitar una reunión del Consejo de Asociación UE-Israel para abordar con ese país el respeto de los derechos humanos de acuerdo a sus obligaciones en ese marco de relaciones.

“Finalmente, los ministros han acordado pedir un Consejo de Asociación con Israel, algo que no fue aceptado en discusiones previas”, anunció el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Seguridad, Josep Borrell, en una rueda de prensa al término de un Consejo de titulares de Exteriores de la Unión.
Israel reconoce «error»

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que un ataque aéreo en la zona de Ráfah, en el sur de la Franja de Gaza, en el que murieron decenas de palestinos, no pretendía causar víctimas civiles y será investigado.

«En Ráfah ya hemos evacuado a cerca de un millón de residentes no combatientes y, a pesar de nuestro máximo esfuerzo por no dañar a los no combatientes, algo salió trágicamente mal, por desgracia», dijo en un discurso en el Parlamento que fue interrumpido por los gritos de los legisladores de la oposición.

WhatsApp