Hoy es 14 de Junio de 2024, Chihuahua, MX.

Apple liberó anoche las primeras betas para desarrollador de iOS 18. Estas se pueden instalar en cualquier iPhone compatible de forma bastante sencilla, aunque no es algo que recomiende hacer en tu móvil personal. Como consejos vendo, pero para mí no tengo, he instalado la última versión de iOS en mi iPhone. Y hay mucho, mucho que contar.

Apple y la tematización de iconos. ¿Qué ha pasado aquí?

Lo que contó ayer Apple a nivel de diseño va mucho más allá de los propios cambios estéticos que pudieran apreciarse: es un cambio de filosofía con el que tengo sensaciones encontradas. Hablemos claro, cuando Apple se empieza a quedar sin ideas, no le queda otra que recurrir a la vieja confiable: mirar en Android.

En el caso de iOS 18, quizás han mirado demasiado. Una de las principales novedades de esta versión es que podemos cambiar el color de los iconos. En esta primera beta, el resultado es desastroso. «¡Pero es una beta!» Lo es. Y los iconos temáticos (exactamente la misma función, pero en Android) también están en fase beta.

¿La diferencia? La aproximación de Google tiene que ver con crear paletas de color vinculadas al fondo de pantalla y tematizar los iconos en consecuencia. La implementación de iOS, sin paliativos, es (de momento, importante esto) la peor que he visto en años en lo respectivo a tematización. El concepto es similar: de forma automática podemos configurar los iconos del color del fondo, o incluso escoger nosotros el color.

Pero los iconos y widgets se tiñen del color del fondo de pantalla sin demasiado sentido, no es una mimada adaptación de los iconos. Ojo, la idea no es mala y Google es la prueba, por lo que estoy convencido de que la versión será mucho mejor que lo que estamos viendo. Pese a ello, me sorprende que Apple haya lanzado algo en este estado, incluso siendo una primera beta.

Relativo también a los iconos, está la opción de poder ubicarlos donde queramos. Ya no hay bloqueos de ningún tipo que nos fuercen a ubicarlos en la parte superior de la pantalla. También podemos cambiar el tamaño de los iconos desde el propio escritorio. Si escogemos el tamaño máximo, se esconderán las etiquetas. Esto se debe, básicamente, a que con el tamaño grande no caben estos labels, no a una función exclusiva para esconderlos.

Tenemos también tema oscuro para los iconos, una idea genial, de nuevo, no del todo bien ejecutada. En este caso no tengo tantas esperanzas: es bastante evidente que los iconos colorizados tienen problemas, pero la implementación del modo oscuro sí muestra un diseño icono a icono. Si me hace unos días me hubieran enviado una captura de pantalla con dichos iconos, hubiese puesto la mano en el fuego garantizando que eso era un Icon Pack gratuito de Play Store.

No es tanto una cuestión de gustos subjetivos sino, de nuevo, una petición de coherencia a nivel UI. Los iconos en tema oscuro siguen un lenguaje de diseño algo distinto a cuando los usamos en modo claro.

Por ejemplo, la app Mail tiene un fondo azul y un icono blanco. Cuando la ponemos en modo oscuro el icono no pasa de blanco a negro, pasa a ser azul (además, un azul con gradiente de color). ¿Por qué? La app de cámara, sin embargo, tiene un icono negro y un fondo gris. En modo oscuro, tiene un icono gris y un fondo negro. Como debe ser, siguiendo el patrón de inversión de blanco a negro de un modo oscuro.

Lo mismo pasa con Teléfono y Safari. En Teléfono, el verde del fondo pasa al icono. en Safari, el icono se queda como está y el fondo pasa de blanco a negro (como técnicamente debería ser). Puede parecer un detalle menor, pero lo de que los iconos cambien de color sin seguir un patrón fijo, cuando el modo oscuro está precisamente para convertir el blanco en negro y respetar todo lo demás, me choca bastante.

El nuevo Centro de Control

El Centro de Control ha sufrido un importante lavado de cara. En este caso, estoy satisfecho con el resultado. A nivel de diseño hay cambios importantes: se ha cambiado el color de algunos iconos, las animaciones están más cuidadas que nunca (es enfermizo cómo Apple está cuidando esto en iOS 18), y tenemos nuevas opciones por ejemplo con la linterna. Ahora no solo podemos regular la intensidad del flash, podemos concentrar más o menos su dirección. Una pasada.

Ya no es solo una página, podemos deslizar hacia abajo para acceder a otras tres: música (orientado a los envíos por AirPlay), Hogar y Conectividad. También tenemos opción para crear una página adicional completamente personalizada, así como la posibilidad de cambiar por completo el tamaño de los widgets.

Es el mejor Centro de Control que nunca hemos tenido en el iPhone, tanto a nivel de funcionalidades como en lo que respecta a la personalización. Un pequeño detalle para rematar: ahora, cuando accedemos al centro de control, tenemos la opción de apagar el iPhone en la esquina superior derecha.

Apps ocultas y mayor seguridad con Face ID

Otra de las funciones que está presente en esta primera beta de iOS 18 tiene que ver con las aplicaciones ocultas y Face ID como medida adicional de seguridad. A partir de ahora, basta con hacer una pulsación larga en cualquier app para bloquearla con Face ID. Es una opción idéntica a la que ya tenían algunas apps como WhatsApp, pero integrada a nivel de sistema. Esta opción es genial para proteger cualquier aplicación en cuestión de segundos.

Si queremos ir más allá, podemos ocultar el icono de cualquier aplicación y mandarla a un apartado de «ocultas» dentro de la Biblioteca. Solo podremos acceder a ellas mediante Face ID. En definitiva, una alternativa a la carpeta segura de Android 15.

También, relacionado con la seguridad del sistema, tenemos la nueva app de Contraseñas. En la presentación me chocó bastante que separasen una función básica de los ajustes en una app: tras probarla lo entiendo todo.

Esta es una forma más rápida y accesible de tener el control de todas nuestras contraseñas. Esta está dividida en seis apartados.

  • Todas
  • Códigos de autenticación
  • Advertencias de seguridad
  • Llaves de acceso
  • Claves WiFi
  • Eliminadas

Además, podremos crear contraseñas y llaves de acceso compartidas desde aquí.

Cambios en aplicaciones y lo que Apple no nos contó

El principal cambio en apps llega de la mano de Fotos. Esta se ha rediseñado por completo, aunque sigue estando por detrás de alternativas como Google Fotos en lo que respecta al orden.

Al abrir fotos, tendremos arriba la galería y abajo las nuevas colecciones. Días recientes, personas y mascotas, colecciones fijadas (podemos crear las que queramos), recuerdos, viajes, álbumes, fotos destacadas…

Por más que Apple haya querido agrupar mejor los contenidos, sigue habiendo un scroll bastante largo. La vista previa de las fotos ha cambiado a nivel estético, mostrándose ahora en un cuadrado algo más pequeño con esquinas redondeadas. Esto queda muy bien a nivel estético, pero las imágenes se ven más pequeñas hasta que pulsamos sobre ellas.

Sí que me ha gustado bastante a nivel visual cómo se ha resuelto la búsqueda por años y meses, con recuerdos destacados como portada. No esperes opciones para borrar elementos de fotografías o búsqueda por IA: Apple Intelligence no está activo aún.

Me ha sorprendido también bastante lo bien resuelta que queda ahora la app Fitness. Ha cambiado el UI del número de pasos, separando tanto los propios pasos como la distancia recorrida. Además, combinando la nueva variable de la app Salud «constantes vitales», podremos determinar la carga de entrenamiento vinculada a dichas constantes.

El Apple Watch, cuando terminemos de entrenar, nos preguntará cuál ha sido nuestro esfuerzo tras la sesión y, combinando los datos que de sus sensores con nuestro feedback y las mediciones de la app Salud, nos dará información sobre la carga de entreno.

También ha habido un importante cambio en la app de Ajustes. Por fin dejan de ser una lista interminable, ya que los ajustes de las «Apps» ahora se agrupan en una sola categoría. También se han llevado a la parte superior de los ajustes opciones importantes como batería.  Dentro de la misma, hay una importante opción que Apple no contó en su presentación: por fin podemos limitar hasta qué porcentaje carga el iPhone. Si queremos proteger la batería, cargar al 100% no es lo más saludable. Desde los ajustes podemos escoger el valor que queramos y el iPhone cargará solo hasta ahí.

Una gran versión con mucho trabajo por delante

iOS 18 va a ser un antes y un después en Apple. Pese a que hay inconsistencias graves a nivel UI y muchas de las novedades anunciadas no están aún disponibles, este sistema sentará la base de la IA para Apple. En el momento en el que analizo esta beta, Siri sigue estando tan limitada como siempre. El año que viene, tendrá integración con GPT-4o para realizar aquellas consultas en las que OpenAI puede aportar más que Apple.

WhatsApp