Hoy es 28 de Mayo de 2024, Chihuahua, MX.

El precio de la gasolina regular en México ha subido 21.90% en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que está por debajo de la inflación y se perfila a ser el menor incremento durante una administración completa en lo que va del siglo XXI; no obstante, actualmente está más cara que nunca.

La gasolina Magna o regular cerró abril del 2024 con un precio promedio a nivel nacional de 23.54 pesos por litro, según datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), lo que es el mayor nivel registrado en la historia.

El último día del sexenio de Enrique Peña Nieto, el 30 de noviembre de 2018, la Magna tuvo un precio promedio a nivel nacional de 19.31 pesos por litro, es decir, que la gasolina se ha encarecido 4.23 pesos en la actual administración y aún con cinco meses por contabilizar antes de que concluya.

La inflación acumulada entre noviembre del 2018 y abril del 2024 fue de 31.31%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), lo que la coloca por encima del alza que tuvo el precio de la gasolina en ese mismo periodo.

Alejandro Montúfar, director general de la consultora PETRO Intelligence, mencionó que el alza observada durante el sexenio del presidente López Obrador no se trata de un gasolinazo, pues han sido incrementos graduales y no abruptos.

Explicó que el incremento en estos casi seis años de gobierno se explica sobre todo por la dinámica que han tenido los precios del petróleo y de los combustibles a nivel internacional por sucesos que han ocurrido en los últimos años como la guerra en Ucrania y la pandemia de Covid-19.

“La pandemia nos introdujo en un camino de incrementos, los cuales fueron mantenidos por la guerra de Rusia-Ucrania; la desaceleración económica global ayudó a mitigarlos un tiempo, pero esto no duró debido a los diversos recortes a la producción de la OPEP+, complicaciones en el canal de Panamá, los ataques en Yemen y el conflicto de Hamas e Israel”, aseguró.

La gasolina Premium subió 21.51% entre noviembre del 2018 y abril del 2024, pasando de 20.87 a 25.36 pesos por litro, mientras que el diésel incrementó 21.28%, al pasar de 20.77 a 25.19 pesos por litro.

El sexenio en el que menos ha subido

Con el incremento observado en lo que va de la actual administración, el sexenio de López Obrador se perfila a ser en el que menos subió la gasolina al menos en lo que va del siglo XXI.

En el gobierno de Vicente Fox (PAN), la gasolina regular subió en total 32.21%, pasando de 5.03 pesos por litro a finales del año 2000 (cuando llegó a la presidencia) a 5.65 pesos por litro para el cierre de 2006, último año del sexenio del panista.

Durante la administración del presidente Felipe Calderón (PAN), la gasolina regular incrementó 53.38%, al pasar de 6.65 pesos a finales del 2006 a 10.20 pesos por litro para el cierre de 2012, años en que inició y finalizó ese sexenio, respectivamente.

En lo que va del siglo actual, la mayor alza en el precio de la gasolina durante un sexenio le corresponde al presidente Enrique Peña Nieto (PRI), en cuya administración el precio de la gasolina aumentó 89.31%, al pasar de 10.20 pesos a finales de 2012 (año en que inició su gobierno) a 19.31 pesos para la conclusión de su mandato en el 2018.

Ramsés Pech, asesor en energía, recordó que del 2006 al 2014, la gasolina fue subsidiada por el gobierno federal y no se cobró el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS); antes de ese periodo, el combustible se pagaba al precio del mercado.

Posteriormente, a partir de 2014, con la reforma energética del presidente Peña Nieto, se dejó de subsidiar la gasolina y se volvió a cobrar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) aunque todavía con la opción de otorgar estímulos fiscales para estabilizar los precios y aminorar el impacto de alzas súbitas en los precios internacionales, explicó.

“A partir del 2014, con la reforma energética, (la gasolina) se convirtió en un ingreso para el país, entonces este ingreso influye mucho en el precio de los combustibles. Dependiendo del impuesto y el estímulo es cómo va subiendo la gasolina”, dijo Ramsés Pech.

Alejandro Montúfar aseguró que si el alza de la gasolina en el sexenio de López Obrador fue más moderada que en otros gobiernos fue en buena medida gracias a los estímulos fiscales que otorgó esta administración, aunque eso fue a cambio de sacrificar recursos para el gobierno federal.

Y es que los precios internacionales de la gasolina regular subieron 80% entre noviembre de 2018 y abril de 2024 (más de tres veces el incremento observado en México) por factores como la guerra entre Rusia y Ucrania que dispararon los petroprecios en el 2022.

En ese año que estalló la guerra en Ucrania, por ejemplo, el gobierno mexicano no sólo dio estímulos fiscales, sino que dejó de cobrar por completo el IEPS e incluso otorgó subsidios complementarios para aminorar el impacto del repunte de los combustibles en los mercados internacionales.

Ese 2022, el gobierno además de recaudar 0 pesos de IEPS a las gasolina tuvo que poner un extra de 79,152 millones de pesos para subsidiar a las gasolinas. Fue la primera vez desde el 2014 que las finanzas públicas del país perdieron por las gasolinas en lugar de obtener ingresos.

Desde agosto del 2022 se dejaron de dar subsidios y poco a poco se han ido retirando los estímulos fiscales y se ha ido cobrando más IEPS, de ahí que la gasolina actualmente esté más cara que nunca.

WhatsApp