Hoy es 25 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

No es para nuevo que la tecnología y la Inteligencia Artificial (IA) se inspiren en la naturaleza para hacer sus creaciones. De hecho, en Japón se desarrollaron los primeros modelos de animales, pero el caso particular del robot serpiente de la NASA, se destaca por los múltiples propósitos y funciones que tiene en diversas situaciones.

Los modelos de robot inspirados en la naturaleza pueden actuar según su programación, y se caracterizan por sus diseños innovadores, diversos materiales y formas, así que básicamente podrían estar en todas partes. Según Statista, para 2030 el valor de la IA en la industria doméstica puede llegar a valer más de 86 mil millones de dólares. Pero cuando se habla de los robots exóticos y futuristas, incluso de las mascotas, la empresa Boston Dynamics, es el líder del sector.

Esta empresa es mundialmente reconocida por sus perros robóticos; dispositivos con 75 centímetros de altura y un metro de longitud que pueden andar, correr, escalar cuentas y saltar gracias a sus patas articuladas que absorben la energía del impacto.

Según Data Wallet, Boston Dynamics fue valorada en mil 100 millones de dólares por sus inversores privados, entre ellos Hyundai Motor Group en 2022. Sin embargo, teniendo en cuenta el crecimiento exponencial y los avances en los sectores de la robótica y la IA, muchos expertos de la industria predicen un aumento sustancial de su valoración para 2023. Dados los continuos avances de la empresa en inteligencia artificial y robótica, se espera que el valor de mercado de Boston Dynamics haya aumentado significativamente.

El robot serpiente de la NASA

Cuando se habla en particular, del robot serpiente de la NASA, se trata de poner énfasis en lo que aporta al mundo de la automatización, el diseño y sus usos pragmáticos; ya que este sistema siga funcionando incluso después de que un módulo esté dañado y cuenta con un segundo cuerpo que permite que el sistema serpentino navegue por espacios reducidos.

Esto permite que este robot serpiente se haya incorporado a los equipos de búsqueda y rescate, ya que los sistemas pueden meterse en lugares donde las personas y otros robots no pueden. Otras aplicaciones y usos incluyen plomería e incluso medicina, con versiones reducidas que pueden moverse alrededor de tuberías y órganos humanos, respectivamente.

Al respecto, el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, que nunca ha rehuido las aplicaciones robóticas futuristas, ha estado explorando otras formas en las que se podría implementar este robot para explorar vida extraterrestre; pero solo son etapas de ciencia ficción.

No obstante, se están realizando pruebas en paisajes terrestres diseñados para imitar lo que tales sistemas podrían encontrar en hielo, a temperaturas similares, a las que los investigadores de la NASA han calculado que existe en la pequeña y fría luna de Saturno. Esto porque se ha revelado que dicho lugar es un entorno rico en agua, lo que convierte a la luna cubierta de hielo en un candidato potencial para la vida en nuestro sistema solar.

El plan final es utilizar el robot serpiente, Exobiology Extant Life Surveyor (EELS) , para explorar los océanos debajo de la corteza lunar y finalmente responder a una de las grandes preguntas abiertas del universo.

Finalmente, en cuanto al diseño de robot serpiente, al menos de los módulos que se utilizan en esta primera versión del sistema, tiene la capacidad de estar en estrechos géiseres, en el océano y la tierra, y según la NASA, es un sistema que solo pesa 100 kilogramos y mide 4,4 metros.

Otro ejemplo de robot inspirados en la naturaleza, es el robot guepardo de Boston Dynamics, que durante varios años se ha destacado por ser el más rápido del mundo, al superar los 45 kilómetros por hora. Se trata de un robot que emular casi la mitad de la velocidad que llega a tener un guepardo, que es de 115 kilómetros por hora. Los robots inspirados en la naturaleza están diseñados para diferentes funciones que no dejan de sorprendernos.

WhatsApp