Hoy es 26 de Mayo de 2024, Chihuahua, MX.

Hay pocos países en los que la expresión ‘creerse la última Coca-Cola del desierto’ no tenga ningún sentido. De hecho, son sólo tres los países de todo el mundo en los que no se puede comprar —ni vender— Coca-Cola.

O no al menos por cauces legales, pues cualquier mercado negro acaba permitiendo que el refresco estrella de cola pueda beberse. Lo que sí sucede es que hay alternativas, más o menos extravagantes, que han acabado sustituyendo a una bebida que se ha asociado desde tiempos inmemoriales con el capitalismo estadounidense.

Como también le pasa a McDonald’s, Nike o las películas de Hollywood, la Coca-Cola tiene ese perfil de invento capitalista que, como podemos entender, hacer que haya tan sólo tres países (de los 195 países que hay en el mundo) donde ni se fabrique ni se comercialice.

No hace falta tampoco ser geoestratega político para imaginar en qué países no podremos disfrutar de la ‘Chispa de la vida’ o, cuanto menos, que nos va a costar mucho encontrarla por cauces legales.

La primera parada, hablando de proximidad, habría que hacerla en Cuba, donde está prohibido comercializar Coca-Cola desde el año 1959, cuando la Revolución Cubana llegó al poder.

Hasta la fecha no sólo había Coca-Cola en la isla, sino que también se fabricaba, pero las primeras nacionalizaciones de empresas públicas posibilitó esta desaparición que, sin embargo, permitió crear un refresco alternativo conocido como Tu Kola. Aún así, es cierto que ha habido un cierto aperturismo en los últimos años que permite encontrar Coca-Cola en hoteles, restaurantes y centros comerciales, enfocados al turista, donde comprar Coca-Cola. Algo impensable para el bolsillo cubano.

Donde no ha habido Coca-Cola —y tampoco tiene visos de que la habrá, o no para sus ciudadanos— es en Corea del Norte, un país donde se supone que nunca ha entrado una Coca-Cola. Los motivos ideológicos son evidentes en la dictadura norcoreana para restringir el acceso de esta bebida estadounidense, aunque dudamos enormemente de que nunca haya pasado una Coca-Cola estas fronteras.

El tercer país donde actualmente no se puede encontrar Coca-Cola —insistimos en los cauces legales— es Rusia. Tras la invasión rusa a Ucrania en febrero de 2022, Coca-Cola decidió suspender las operaciones. Eso no significa que no haya ‘opciones’, pues la embotelladora de Coca-Cola en Rusia decidió apostar por una versión, llamada Dobry Cola, que actúa como alternativa.

WhatsApp