Hoy es 14 de Julio de 2024, Chihuahua, MX.

Si alguna vez te ha examinado la piel un dermatólogo, ya conoces el procedimiento: prepárate para un estudio que se centra en partes del cuerpo en las que nunca piensas, y mucho menos expones al sol. Aunque la mayoría de las personas asocian el cáncer de piel con sesiones de sol, camas bronceadoras y/o la aplicación incorrecta de la protección solar, resulta que muchos cánceres de piel se producen sin la ayuda del sol y sus potentes rayos UV.

«El cáncer de piel puede ser astuto», dice Alix Charles, dermatóloga titulada que ejerce en Hinsdale, Illinois (EE. UU.). De hecho, los peores casos de cáncer de piel suelen desarrollarse en zonas donde no suele dar el sol; lugares que, si no se detectan, pueden dar lugar a un diagnóstico tardío, a un tratamiento más invasivo y a casos de cáncer más graves.

He aquí por qué los dermatólogos quieren que redefinas la relación que tienes con tu piel , especialmente en sus rincones más secretos.

¿Qué causa el cáncer de piel?
El cáncer de piel puede presentarse de diversas formas, la mayoría de ellas asociadas a años de exposición a la radiación ultravioleta del Sol. Ésta azota la superficie de la Tierra, atravesando nuestra atmósfera y poniendo la piel humana en riesgo de cáncer.

La mayor parte de la radiación UV nociva se recibe entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando el cielo está más brillante. Pero el ojo humano no puede detectar los rayos UV, que tienen longitudes de onda más cortas que la luz visible, y pueden dañar la piel incluso en días nublados. Una exposición excesiva a los rayos UV está asociada a las dos formas más comunes de cáncer de piel, el carcinoma basocelular y el carcinoma escamoso. Aunque la genética desempeña un papel en ambos tipos de cáncer, la exposición a los rayos UV no ayuda, sino que daña el ADN de las células de la piel, lo que aumenta el riesgo de mutaciones cuando el organismo intenta reparar el daño.

El cáncer de piel agresivo no siempre necesita sol
Según la Academia Americana de Dermatología, cada año se detectan en Estados Unidos unos 5,4 millones de casos de carcinoma de células basales y escamosas. Pero aunque los casos graves de ambos cánceres pueden ser mortales, son mucho menos peligrosos que los melanomas, una forma invasiva de cáncer de piel que no siempre está causada por la exposición a los rayos UV. Los melanomas se asocian a un crecimiento celular fuera de control que se produce con diversas mutaciones genéticas. En España se diagnostican al año 78 000 casos de cáncer de piel (de los cuales más de 74 000 son cáncer de piel no melanoma y 4000 de melanoma).

A veces, esta forma más invasiva de cáncer puede estar provocada por una exposición intensa a los rayos UV, pero también se cree que contribuyen las mutaciones genéticas heredadas y adquiridas y el debilitamiento del sistema inmunitario. Y a diferencia de sus homólogos de crecimiento lento, los melanomas pueden propagarse, formando nuevos tumores en otras partes del cuerpo a medida que el agresivo cáncer atraviesa el sistema linfático y el torrente sanguíneo.

Focos inesperados de cáncer de piel
Dermatólogos como Charles dicen que es fundamental vigilar la salud de la piel, incluso en las zonas menos intuitivas que no reciben mucho sol.

«Casi siempre hay una oportunidad de detectar visualmente un cáncer de piel», dice Charles, incluso en lugares donde la mayoría de la gente no pensaría en comprobarlo. Éstos son algunos de los principales sospechosos:

Las uñas de manos y pies: «El gran Bob Marley murió de un melanoma que empezó debajo de la uña del pie», dice Charles. Conocidos como melanomas subungueales, los cánceres que se forman bajo las uñas suelen presentarse en forma de vetas oscuras y verticales de color marrón-negro que aparecen con mayor frecuencia en la piel bajo la uña del dedo gordo del pie, el pulgar o el índice. Aunque son relativamente raros, estos melanomas son el tipo más común de melanoma maligno entre los pacientes negros, asiáticos e hispanos.

Las orejas: Las orejas están muy expuestas al sol. Pero también albergan rincones más sombríos que pueden ocultar fácilmente cánceres graves y severos. Sin embargo, debido a la forma única de las orejas, es fácil pasar por alto los cánceres de piel en las grietas de las orejas, y el diagnóstico tardío es común entre muchos pacientes.

Los ojos: Aunque poco frecuentes, algunos casos de cáncer de piel pueden desarrollarse en el interior del ojo. Pueden aparecer manchas oscuras en el iris o en la parte blanca del ojo, y el cáncer de piel también puede aparecer en el párpado. El carcinoma de células de Merkel, un cáncer poco frecuente de un tipo específico de células de la capa superior de la piel, suele presentarse como un bulto pequeño y firme en el párpado. Es uno de los tipos de cáncer más agresivos, con una tasa de mortalidad del 40% y un alto índice de recurrencia.

Los genitales: Puede resultar embarazoso preguntar por una lesión sospechosa en la zona inguinal, pero el cáncer de piel puede aparecer incluso en la piel que recubre la vulva y el pene o en el interior de la vagina y el cuello uterino. «Una vez tuve una paciente a la que le daba vergüenza pedirme que le mirara en la región genital una mancha que estaba cambiando», dice Charles. «Resultó que tenía una lesión vulvar atípica que era un cáncer de piel. A la mayoría de las mujeres no se les ocurre revisar su propia zona vulvar, pero el cáncer de piel puede aparecer ahí.» Aunque el sol no incide en estas zonas sensibles, la formación de cáncer de piel en ellas suele seguir el curso de las regiones más expuestas, a menudo con lesiones parecidas a lunares que cambian con el tiempo.

Los pies: El cáncer de piel también puede aparecer en las plantas de los pies, y la Academia Americana de Dermatólogos advierte de que, en el caso de las personas de etnia africana y asiática, los pies y las manos son las zonas más frecuentes de melanoma. Los pacientes deben revisar entre los dedos, en las plantas de los pies y a lo largo de la parte superior y los lados de cada pie.

El cuero cabelludo: Puede que te pongas crema solar en la cara cuando sales, pero ¿te olvidas de la parte del pelo? Craso error, dice Charles, que habitualmente detecta cánceres de piel en el cuero cabelludo de sus pacientes. Aunque el melanoma del cuero cabelludo es más frecuente en pacientes con calvas o escasez de pelo, también puede ocultarse bajo el pelo grueso. Por eso, los dermatólogos recomiendan asegurarse de que te has aplicado protector solar antes de salir a la calle.

La larga lista de lugares contraindicados para el cáncer de piel puede parecer alarmante, pero Charles dice que, gracias a amigos, parejas avispadas y dermatólogos formados, es sorprendentemente fácil detectar la mayoría de los cánceres de piel.

«Dale crédito a tu pareja, tu cónyuge y tus amigos: literalmente, pueden vigilarte las espaldas», afirma. Si detecta una zona preocupante, consulte a un dermatólogo lo antes posible. «Cuanto antes se detecte y trate un cáncer de piel, mejor será el pronóstico, más pequeña será la cicatriz y menos probabilidades habrá de que el cáncer se haya extendido a una zona distante», afirma Charles.

Cuándo es el momento de buscar ayuda
Para saber si una mancha en la piel debe ser motivo de preocupación, la Academia Americana de Dermatólogos recomienda seguir la «Regla ABCDE». Si tienes una mancha que presenta asimetría, un borde mal definido, color variable, un diámetro superior a 6 mm o una evolución y cambio con el tiempo, es hora de llamar a tu médico. Si tiene antecedentes familiares de cáncer de piel, un historial de quemaduras solares frecuentes o un tono de piel claro, puede que te convenga programar revisiones periódicas de la piel con un dermatólogo.

Pero todo el mundo debería revisarse la piel con regularidad, dice Charles, incluso quienes tienen un tono de piel más oscuro. «Si no estás seguro, nunca está de más acudir a un dermatólogo para que evalúe tu riesgo», dice. La minuciosidad de tu médico puede inspirarte a vigilar mejor las zonas más sombrías de tu cuerpo, por si acaso.

Con información de El País

WhatsApp