Hoy es 22 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

El Mobile World Congress de 2024 acaba de concluir y toca hacer balance un año más. Ya hemos hablado de las tendencias del MWC, el llamativo coche de Xiaomi o el esquivo Samsung Galaxy Ring. La recopilación con la que vengo hoy se sale un poco de lo más mainstream, y es que durante dos días muy intensos me he dedicado a recorrer hasta el último stand en busca de los productos más curiosos y extraños que estaban expuestos en la feria de Barcelona.

Hace unos años, Energizer ya consiguió captar nuestra atención con aquel móvil gigante con batería de 18.000 mAh y este año parece que han dicho ‘sujétame el cubata’. El Energizer Hard Case P28K monta una batería de nada menos que 28.000 mAh, más que una powerbank de las grandes. La empresa asegura que aguanta hasta 94 días con una sola carga. Ahí es nada.

Como te podrás imaginar, el móvil es enorme y pesa una barbaridad. Concretamente 570 gramos, más de medio kilo. Según han dicho, se pondrá a la venta en octubre por 249,99 euros, una fecha bastante alejada de su presentación. Sin duda han conseguido su objetivo y es que el stand solía estar lleno de curiosos viendo el ladrillo móvil.

En Xataka ya hemos hablado del Alef Model A, se trata de un proyecto de coche volador que puede conducirse tanto por carretera como por el aire y en su stand del Mobile World Congress pudimos ver una maqueta de este peculiar invento.

El Alef Model A tiene un diseño exterior que nos recuerda al de un coche deportivo monoplaza, pero su carrocería es una especie de rejilla a través de la cual podemos ver las ocho hélices que lo hacen elevarse. En una pantalla junto al prototipo podíamos ver el concepto en funcionamiento; cuando está en el suelo, reposa sobre sus cuatro ruedas como un coche normal, pero al volar se coloca de lado.

Por el momento, el coche volador de Alef se puede reservar por unos 1.500 euros, aunque su coste será de alrededor de 300.000 euros. No está claro si el vehículo podrá circular en carretera debido a temas de homologación, pero lo cierto es que es de lo más curioso.

En el Hall 6, justo al lado del coche volador de Alef, nos encontrábamos con un stand de los Mossos d’Esquadra dominado por un impresionante aparato que atraía todas las miradas. Se trata de un dron policial cuyo coste asciende a 263.000 euros. Cuenta con una autonomía de dos horas de vuelo y puede recorrer hasta 30 kilómetros. Además, integra tecnologías de última generación como una cámara Raptor y un sistema de comunicaciones militar. Lo más curioso es que para algunas funciones, usan un mando de Xbox para controlarlo.

Los Mosssos presumen de ser el primer cuerpo policial del sur de Europa en contar con esta tecnología. El objetivo es usarlo en misiones de vigilancia contra el narcotráfico, crimen organizado o terrorismo.

Samsung tiene un segundo stand en la feria que no es tan conocido, se trata de Samsung Display, en el Hall 2, y es el espacio donde la compañía ha aprovechado para mostrar varios prototipos con pantallas flexibles y plegables que tampoco dejaron a nadie indiferente.

Tenían un móvil que se convertía en pulsera, un móvil-tablet que se plegaba en tres partes, o tabletas deslizantes que podían aumentar su tamaño de forma considerable. También había espacio para conceptos más conservadores como una especie de Galaxy Flip cuya pantalla se envolvía en el extremo superior.

Las mascotas tienen cada vez más protagonismo en los innumerables stands de la feria. Hace un par de años, la pulsera de actividad para gatos de Purrsong nos llamó la atención. En 2024 los coreanos de Petnow traen su propia apuesta con un sistema de identificación biométrica para perros y gatos. La empresa lo presenta como una capa de seguridad añadida en el caso de perder a nuestra mascota, e incluso hablan de ventajas con respecto al microchip, como por ejemplo que no es invasivo y no tiene coste.

En el stand de Petnow, que por supuesto estaba en el pabellón coreano (PurrSong también se encontraba en el mismo lugar), nos hicieron una demo de cómo funcionaba el sistema. En el caso de los perros, la nariz es la que funciona como si fuera una especie de huella dactilar, mientras que en los gatos se hace mediante reconocimiento de todo el rostro. Presumen de una precisión del 98,97% y la verdad es que en la demo no falló en ningún momento, aunque por razones obvias no lo probaron con animales reales sino con unos peluches.

En los infinitos pasillos de 4YFN (4 years from now) encontramos muchos proyectos bastante curiosos como el de esta ducha inteligente. Está pensada para personas mayores o con problemas de movilidad y su objetivo es dar cierta autonomía en un momento íntimo como es la ducha.

La ducha tiene varios programas automatizados, pero también deja elegir entre los modos agua, agua jabonosa o aire para el secado. Es regulable en altura y se adapta tanto a personas en silla de ruedas como de pie. También se puede controlar a distancia a través de una app en el caso de que sea necesario. La ducha Showee está pensada sobre todo para hospitales, residencias o centros de día.

Seguimos paseando por el pabellón 4YFN y nos encontramos con WowMouse, una app que convierte cualquier smartwatch con Android Wear en un ratón. Con la app instalada, podemos controlar una tablet o un ordenador simplemente haciendo gestos en el aire con la mano. Para hacer click, basta con juntar el pulgar con el índice.

Durante nuestra visita a su stand, pudimos ver la app en funcionamiento y la verdad es que es bastante precisa. La app es gratis y está disponible en la Play Store.

También en 4YFN encontramos el stand de Benesit, una start up formada en Barcelona por dos ingenieros biomédicos. Su producto es un cojín que se coloca en el respaldo de la silla y corrige tu postura. ¿Cómo? Emitiendo una ligera vibración cuando detecta que la espalda no está tocando toda la superficie del cojín.

Pude probarlo yo misma y puedo decir que hace lo que promete; enseguida que me inclinaba un poco, el cojín me daba una reprimenda en forma de vibración. La idea es curiosa, pero la ejecución nos deja algunas dudas, por ejemplo qué pasa si intentamos colocarlo en una silla con soporte lumbar.

Hay una corriente hacia una tecnología menos invasiva y en el MWC hemos visto algunas propuestas en esta línea. Por un lado el AI Concept Phone de Deutsche Telekom, una propuesta que lo apuesta todo a la IA y elimina las apps tal y como las conocemos. En su lugar, un potente asistente con IA al más puro estilo ChatGPT es el encargado de atender a nuestras peticiones. En la demo pudimos verlo en acción y nos llamó la atención sobre todo como es capaz de generar imágenes en apenas unos segundos.

Por otro lado, la compañía polaca Mudita también tiene su propia apuesta de teléfono móvil sin apps, aunque aquí no hay IA para sustituir las apps. La idea tras el Mudita Kompakt es eliminar el ruido que nos aporta el smartphone tradicional y lo hace con un teléfono muy minimalista, con pantalla de tinta electrónica y apps básicas. Nada de WhatsApp o redes sociales. Nos dijeron que estaban trabajando en una app propia que permite conectar apps de mensajería como WhatsApp o Telegram, pero de momento sólo soporta SMS o MMS.

Por ahora el teléfono no está a la venta, pero costará entre 400 y 500 euros. Mudita ya nos sorprendió en el pasado con su feature phone de lujo, por lo que no nos sorprende su precio, aunque sí nos genera dudas del éxito del proyecto.

El robot Ameca fue sin duda una de las cosas que más nos impresionó del Mobile World Congress.  Con un diseño que recuerda al de los autómatas de Westworld, el robot es capaz de mantener una conversación como si de una persona se tratase, incluso puede devolver preguntas y hasta gastar bromas.

Su cerebro está basado en modelos de lenguaje como GPT 4 y es capaz de identificar al público que se acercaba a hacerle preguntas. Incluso se atrevía a hacer comentarios sobre la vestimenta o el estado de ánimo de los asistentes.

WhatsApp