Hoy es 18 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

La 67 Legislatura de Chihuahua, exhortó al Ejecutivo Federal a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, para que proporcione recursos extraordinarios destinados a la infraestructura hídrica en la entidad, con el objetivo de hacer frente a la actual crisis de sequía y así garantizar un suministro de agua para la población.

El diputado Ismael Pérez Pavía, expuso en su proposición, aprobada por el Congreso del Estado, que la grave situación de sequía que enfrenta México, con Chihuahua como el estado más afectado, demanda una respuesta urgente y efectiva por parte del Gobierno Federal. Es preocupante observar que en lugar de aumentar la inversión en seguridad hídrica y fortalecer la infraestructura para mitigar los impactos de esta crisis, se realizan recortes presupuestarios en áreas críticas.

“Es urgente y necesario garantizar la disponibilidad y gestión sostenible del agua, protegiendo así el bienestar de la población y el desarrollo del país en el largo plazo”, dijo el legislador.

La proposición da a conocer que Monitor de Sequía de América del Norte advierte graves consecuencias inmediatas para México en este 2024, donde se espera que el país tenga un déficit alimentario debido al derrumbe en la producción del maíz en un 40% y otros productos básicos, lo que implicaría mayores importaciones de estos y alza considerable de precios y para Chihuahua el panorama no es menor, está en riesgo la siembra de cebolla, maíz, alfalfa, avena, así como el alimento para el ganado tanto para 2024 como para 2025, debido a la falta de lluvias.

Por otro lado, de acuerdo con Conagua, Chihuahua es uno de los nueve estados que tienen sequía sobre todo su territorio. Es el segundo estado con más municipios en sequía “excepcional”, con 33, solo detrás de 34 de San Luis Potosí. Pero, ¿Qué significa estar en sequía excepcional? Según el Monitor de Sequía de América del Norte (NADM), esta categoría se caracteriza por pérdidas excepcionales y generalizadas de cultivos o pastos, riesgo excepcional de incendios, escasez total de agua en embalses, arroyos y pozos.

Aunado a lo anterior, es muy probable una declaratoria de situación de emergencia debido a la ausencia de agua en el estado.

De ahí que, es inaceptable que se reduzcan los recursos destinados a la gestión del agua, en un momento donde se necesita una mayor inversión en infraestructura y programas que protejan el agua.

WhatsApp