Hoy es 25 de Abril de 2024, Chihuahua, MX.

Luego de las denuncias de ciudadanos que viven en el sector de Nombre de Dios por las altas emisiones de contaminantes por parte de la empresa Grupo Cementos de Chihuahua, la diputada local de Morena, María Antonieta Pérez, informó que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) clausuró la planta ubicada en la avenida Juan Escutia.

La legisladora local agregó que fue el lunes cuando personal de PROFEPA acudió a dicha planta y clausuró operaciones, debido a las altas emisiones de contaminantes.

Y es que la diputada morenista se ha dedicado en las últimas semanas a recopilar casos de vecinos del sector que han enfermado de cáncer de garganta, pulmón, sinusitis, entre otras enfermedades, debido al clínker que despide de manera indiscriminada la planta donde se procesa el cemento y demás materiales.

La legisladora recordó que tras colocar la queja ante Comisión Nacional de los Derechos Humanos, pedir que Profepa y Semarnat dependencias de orden federal encargas en su competencia de protección al medio ambiente iniciaran indagatorias sobre la polución emitida por la empresa cementera, tras casi tres meses de labor hay resultados, los cuales se traducen en clausuras de completas a parciales a instalaciones de dicha fábrica por ser contaminantes y de operar sin licencias federales. “Le clausuraron hornos, de tres hornos, clausuraron dos al 100 por ciento y un horno lo dejaron funcionando al 90 por ciento, hasta que no hagan nuevas emisiones con el método que Profepa autoriza y tiene contemplado para México. Los patios los clausuraron al 50%, ¿porque? Por qué encontraron en los patios donde se tritura y se muele la piedra, hay bandas transportadoras y hay mucha fuga de emisiones fugitivas así le llaman ellos, la contaminación que vemos en las mañanas en la ciudad de Chihuahua. La diputada de morena agregó ‘se encontraron que Cementos de Chihuahua en esta área de patios no tiene ningún procedimiento preventivo para evitar que esas emisiones fugitivas salgan al aire’ lo que demuestra el daño que dicha empresa viene causando a los vecinos y que ellos denuncian es de cuatro años a la fecha. Dentro de la auditoría realizada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente a Cementos de Chihuahua, el procurador Gonzalo Rafael Coello informó a la diputada María Antonieta, que dicha empresa cementera mide su emisión de partículas contaminantes al aire con un método que no se autoriza en México. Así también de que este tipo de fábricas deben de tener ‘cañones de humedad’ que crean una cúpula que impide a dichas partículas salir al ambiente, y la que revisaron no lo tiene. Al igual que se procedió a clausurar ocho equipos de producción los cuales no tenían licencia de Semarnat. Ante el panorama de anomalías, la congresista Pérez Reyes indicó que espera la total colaboración de la empresa Cementos de Chihuahua reparando todas las irregularidades detectadas, por el bien de la comunidad y su propia operación comercial.
WhatsApp