Se dispara violencia en Juárez

En los poco más de cuatro meses que lleva la nueva administración federal comandada por Andrés Manuel López Obrador los homicidios se mantienen al alza en todo el país, según lo demuestran las cifras oficiales de delitos.

Los registros sobre incidencia delictiva en México publicados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indican que entre diciembre y marzo pasados, los primeros cuatro meses de la Presidencia lopezobradorista, han sido asesinadas 11,372 personas cuyos casos se encuentran agrupados en 9,718 carpetas de investigación.

Estas cifras, históricas, colocan al inicio del sexenio de López Obrador como el de mayor número de asesinatos cometidos en México desde que se llevan registros en 1997 y de las tres administraciones anteriores de las que se tienen datos.

En comparación con los primeros cuatro meses de la administración de Enrique Peña Nieto, cuando se registraron 6,288 carpetas de investigación, el incremento es de 54.5 por ciento.

Mientras que si se coteja con el mismo periodo de Felipe Calderón Hinojosa, entre diciembre del 2006 y marzo del 2007 (3,450 carpetas de investigación por homicidio dolosos), el incremento es de 181.6% y, con respecto a los primeros cuatro meses del mandato de Fox, comprendido entre diciembre del 2000 y marzo del 2001 (4,742 carpetas), el aumento es de 104.9 por ciento.

Durante el final del periodo de Peña Nieto y lo que va del de López Obrador se han convertido en una tendencia los fines de semana violentos en los estados del país, como el pasado, en donde fueron asesinadas, solamente en el municipio veracruzano de Minatitlán, 13 personas tras el ataque de un comando armado.

Lo mismo ha sucedido en municipios como Tijuana, en Baja California, Ciudad Juárez, Chihuahua o Apaseo el Grande, en Guanajuato, entre otros, en donde se han registrado asesinatos múltiples.

El incremento de asesinatos en México es un fenómeno que cruza a las dos administraciones anteriores.

Basados en los datos del secretariado ejecutivo, durante el mandato de Vicente Fox los homicidios dolosos se mantuvieron en niveles similares durante los seis años de su gestión y alcanzaron un máximo de 13,148 carpetas de investigación por homicidio intencional en el 2002.

Al inicio del sexenio de Felipe Calderón, los asesinatos continuaron en niveles similares a los de Fox.

No obstante, entre el 2009 y el 2010 fue cuando los homicidios en México comenzaron a incrementarse de manera exponencial, tras alrededor de tres años de la llamada guerra contra el narcotráfico.

En el 2009 se registraron 16,118 carpetas de investigación por homicidios dolosos; en el 2010 las investigaciones alcanzaron 20,143.

Para el 2011 la cifra de asesinatos creció nuevamente a 22,409 carpetas de investigación; en comparación entre el 2009 y el 2011, los asesinatos se incrementaron en 39 por ciento.

Ese, el 2011, fue el año en que más asesinatos se registraron en el mandato de Calderón.

Por su parte, al principio del sexenio de Enrique Peña Nieto las averiguaciones por homicidios dolosos se mantuvieron por debajo del máximo de homicidios de la administración calderonista, no obstante, a partir del 2016, nuevamente se dispararon.

En el 2016 se contabilizaron 20,548 carpetas de investigación por asesinatos; en el 2017 fueron 25,499 carpetas de investigación y en el 2018 se registró el máximo histórico de asesinatos, hasta ahora, con 28,956 carpetas, una cifra que podría ser superada por el primer año del presidente López Obrador en caso de mantenerse la tendencia actual.