Walmart Cielo Vista reabre tres meses después de la masacre que cobró 22 vidas

Erika Contreras todavía tiembla cada vez que pasa cerca del Walmart en El Paso, donde un sujeto mató a tiros a 22 personas durante el verano. A veces, ella y su madre de 70 años no pueden contener las lágrimas, pero saben que no pueden mantenerse alejadas para siempre.

“Sé que se sentirá incómodo, pero la necesidad es lo que te lleva allí”, dijo Contreras, de 29 años, que estaba comprando suministros para el regreso a la escuela cuando huyó de los disparos y el caos de la masacre.

Tres meses después de que un hombre armado que no ocultaba su odio hacia los mexicanos y los mexicoestadounidenses ingresó a la tienda, tanto Walmart como la comunidad resiliente están tratando de encontrar una nueva normalidad.

Para algunos residentes, es hora de dejar de lado su miedo y volver a una tienda tan vital para sus vidas. Mientras tanto, los empleados regresaron en silencio, luchando por sacar la tragedia de sus mentes mientras se preparaban para la reapertura.

Eventualmente se encontraron riéndose de nuevo y animándose el uno al otro.

El jueves, en medio de abrazos, sonrisas y posiblemente lágrimas, compradores y trabajadores se reunirán, otro paso en el largo proceso de curación.

Después de una extensa renovación, la tienda Walmart No. 2201 cerca del centro comercial Cielo Vista se reabrirá a las 9 a.m. (hora local), minutos después de que la bandera estadounidense se levante y se coloque un cartel con el mensaje #ElPasoStrong en el frente de la tienda.

Los cambios en la tienda han sido visibles desde principios de esta semana. Las cruces blancas en honor a las 22 víctimas, pancartas y flores en el improvisado homenaje que bloquea la calle detrás de la tienda han sido reubicadas. Se instalaron una serie de nuevas cámaras de seguridad en el techo de la tienda y se eliminó la cerca verde de 1,8 metros que rodeaba el edificio y su estacionamiento.

Pero son solo las señales externas de los numerosos cambios. Cuando los habitantes de El Paso ingresen a la tienda por primera vez desde el 3 de agosto, notarán de inmediato que casi todas las características parecen nuevas, incluidos los pisos de concreto brillante y un área expandida de autopago. Incluso los carros de compras han cambiado: ahora tienen manijas naranjas, en lugar de azules.

Uno de los mayores cambios en la tienda son las puertas de seguridad automatizadas instaladas más allá de las puertas de vidrio en las dos entradas de la tienda. Los clientes ahora tendrán que pasar por una línea de pago para salir de la tienda. Walmart comenzó a instalar este tipo de puerta de seguridad en las tiendas de todo el país antes del tiroteo, dijo Delia García, directora senior de comunicaciones de la compañía.

Pero incluso con todos los cambios en la tienda en el bullicioso complejo comercial en el centro de esta ciudad fronteriza, algunas cosas permanecerán. Cualquiera que entre en este Walmart aún dirá de inmediato que está en El Paso.

Las familias hablarán tanto en español como en inglés. El estacionamiento estará lleno de vehículos con placas de Texas y México. Los pasillos de la tienda de comestibles exhibirán cajas de macarrones con queso y jalapeños enlatados y chocolate caliente mexicano.

Una flota de trabajadores con sus chalecos azules marinos ha estado trabajando durante aproximadamente un mes armando estantes, colgando ropa y colocando artículos de tocador y alimentos.

Cuando los empleados regresaron a la tienda, el edificio estaba completamente vacío a medida que los obreros terminaban las renovaciones importantes.

“Bueno, puedo decirte que entrar a la tienda… fue un poco intimidante. Muchas emociones encontradas”, dijo el gerente de la tienda, Robert Evans, a CNN. “Y a través de este proceso de reconstrucción y remodelación de la tienda, se pueden ver las risas, las sonrisas y los aplausos entre ellos y el apoyo. Eso es lo que realmente hace que sea una buena recuperación”.

Evans nació en El Paso y estaba de pie junto a una de las dos entradas de la tienda, revisando los correos electrónicos en su teléfono, cuando comenzaron los disparos el 3 de agosto. Vio a una persona caer en el estacionamiento y a una que murió entre las dos puertas del Walmart.

MIRA: Walmart dejará de vender munición para armas cortas y pide a los clientes que no lleven armas a las tiendas

Evans entró en la tienda, gritó que había un atacante y anunció un Código Marrón en la radio de la tienda. Condujo a las personas a la parte trasera de la tienda, señalando las puertas y diciéndoles a las personas que salieran y corrieran al centro comercial cercano. Trató de hacer que las personas usaran diferentes rutas, para no obstruir las salidas.

Trabajar en la tienda durante el último mes ha ayudado a Evans a recuperarse del trauma, especialmente porque lo ve como su “hogar lejos del hogar”.

“Ver las caras conocidas y trabajar juntos por una causa, que son nuestros clientes, es una gran bendición y me ayudó a recuperarme”, dijo Evans sobre los aproximadamente 400 empleados de la tienda.

La mayoría de los empleados que trabajaban en la tienda Cielo Vista en el momento del tiroteo continuarán con sus trabajos.

Mientras que algunos decidieron trasladarse a otros lugares o dejar la empresa, Walmart todavía emplea a casi todos en cierta capacidad, dijo García, la portavoz de Walmart.

“Es algo muy poderoso ver su compromiso con la comunidad”, dijo.

Los familiares, sobrevivientes y residentes se preguntan si deberían regresar a la tienda.

Algunos describieron la reapertura como una “bofetada” a aquellos cuyas vidas cambiaron después de la masacre; planean mantener su distancia por respeto a las víctimas.

“Es una falta de respeto a las personas que murieron en el tiroteo”, dijo Brandon Flores, de 19 años, un estudiante universitario en El Paso. “Cualquiera podría caminar sobre el lugar donde yacían sus cuerpos y sería como si nada hubiera pasado”.

Pero para otros, es hora de regresar y sanar, incluso si los recuerdos son abrumadores.

Lourdes Tejada, de 32 años, y su esposo condujeron esa mañana desde Ciudad Juárez, al otro lado de la frontera con México, para un día de compras. Walmart fue su primera parada. Buscaban un parasol en la parte trasera de la tienda cuando oyeron que había un atacante. Podían ver el terror en los rostros de las personas.

“Quiero caminar por la tienda, ir al McDonald’s donde desayuné esa mañana”, dijo Tejada. “Que ese lugar pierda poder. Que el poder esté en la memoria de la gente… que honre a las víctimas, no al tiroteo o la tragedia”.

La tienda ha sido un elemento tan importante en la vida de miles de familias en los vecindarios circundantes que algunos solo quieren reunirse con los empleados que conocen desde hace décadas.

Cuando se abran las puertas, Manuel Sánchez, de 61 años, quiere ser el primero en la fila y abrazar a los empleados que estaba acostumbrado a ver casi todas las mañanas mientras compraba comestibles. Sánchez comenzó a ir al Cielo Vista Walmart con sus seis hijos en la década de 1980.

“La vida tiene que continuar”, dijo Sánchez. “No podemos vivir con miedo”.

No existe un consenso claro sobre lo que se debe hacer con las escuelas, los lugares de culto, los bares y otros lugares públicos que se convirtieron en lugares de tiroteos masivos.

La iglesia de Sutherland Springs, Texas, donde 26 personas fueron asesinadas en 2017 se convirtió en un monumento conmemorativo. Un nuevo santuario dio la bienvenida a los feligreses en mayo. En Newtown, Connecticut, la escuela primaria Sandy Hook fue demolida y reemplazada por una nueva escuela después de que 20 niños y seis miembros del personal fueron asesinados en diciembre de 2012.

Y la discoteca Pulse en Orlando, Florida, donde 49 personas fueron asesinadas en 2016, fue demolida, pero el propietario decidió que se convertiría en un museo y monumento permanente. Pero ese plan ha provocado la oposición de personas que temen que el monumento no tenga suficiente solemnidad.

Al igual que El Paso, otros sitios se han reabierto después de una tragedia. El cine de Colorado, donde murieron 12 personas y 58 resultaron heridas en 2012, reabrió seis meses después en medio de críticas e indignación. En Charleston, Carolina del Sur, la Iglesia Episcopal Metodista Africana Emanuel reabrió sus puertas solo días después de que nueve feligreses murieron en un ataque por motivos raciales.

Evans, el gerente de la tienda, dijo que Walmart y los empleados en este lugar sintieron que era importante continuar sirviendo a la comunidad de El Paso. Los trabajadores “han trabajado muy duro para tratar de sacar esta tragedia de su mente y recuperarse de lo sucedido”, dijo.

Walmart está actualmente construyendo un monumento permanente para honrar a las víctimas en el lado sur del estacionamiento de la tienda. El monumento, que se espera que se complete a principios de diciembre, contará con 22 arcos de aluminio perforados agrupados en un solo monumento de 30 pies “que simboliza la unidad y emana luz hacia el cielo”, dijo la compañía.

A principios de esta semana se desmontó un monumento improvisado y el Museo de Arte de El Paso, el Museo de Historia de El Paso y el personal del Programa de Arte Público de la ciudad construyeron uno nuevo temporal con algunos artículos a una cuadra de Walmart en Ponder Park.

“A medida que nuestra región continúa sanando, estamos trabajando para honrar el sentimiento y los deseos detrás de los artículos que fueron traídos al homenaje improvisado de la comunidad”, dijo Tracey Jerome, subdirectora de calidad de vida de la ciudad, en un comunicado. “Ponder Park se convirtió en el lugar donde nuestra comunidad se reunió en las horas inmediatas después de este horrible acto, y esperamos que el parque continúe siendo un lugar donde la gente pueda ir a reflexionar y sanar”.

Un familia recordó a una víctima en su cumpleaños
Un día a principios de esta semana, docenas de globos rojos, negros y blancos decoraron la casa de Javier Amir Rodríguez, sorprendiendo a muchos de los miembros de su familia. La menor de las 22 víctimas habría cumplido 16 años el lunes.

“Estaba lleno de globos, todo estaba decorado, había tartas y tacos”, dijo la tía de Amir, Mayra Izquierdo. “La casa era alegre, como cuando estaba vivo”.

Desde sus abuelos hasta sus primos más jóvenes, los familiares de Amir han estado luchando para superar su pérdida y su miedo. Durante aproximadamente un mes, Izquierdo y sus hijos evitaron todas las tiendas minoristas, y fue hace solo unas semanas que decidieron ir a otro Walmart.

Amir y su tío estaban haciendo cola en un banco dentro de la tienda cuando el atacante abrió fuego. Su tío ha estado en una silla de ruedas mientras su pierna se recuperó de una herida de bala y recientemente pudo usar muletas.

Izquierdo dijo que las lesiones de su hermano son solo una parte de cómo la familia siente la pérdida de Amir.

“Mi hija no dormía en el primer piso de nuestra casa, ahí es donde está su habitación. Tenía miedo de que alguien entrara por la puerta del patio y le disparara”, dijo Izquierdo.

Izquierdo y su familia se mantienen unidos. Las cenas familiares, los cumpleaños y las fiestas no son lo mismo sin Amir, pero quieren sanar juntos.