Video de 1992 muestra a Trump y a acusado por tráfico de menores hablando de mujeres en una fiesta

Una grabación de la NBC de 1992 tomada durante una fiesta de Donald Trump en el complejo de Mar-a-Lago muestra al Presidente de EU y al millonario Jeffrey Epstein, en prisión desde la semana pasada acusado de tráfico sexual de menores, hablando sobre mujeres.

Trump aparece bailando rodeado de animadoras de los Buffalo Bills. Poco después, el ahora Presidente acude a recibir a Epstein, a quien advierte de la presencia de las cámaras de NBC. Con la música de fondo y observando a las mujeres en la pista de baile, ambos entablan una breve conversación.

Aunque es difícil entender lo que se dicen, NBC cita al Presidente afirmando lo siguiente: “Mira a esa allí al fondo… está buena”. Epstein sonríe y asiente. Entonces Trump le dice algo al oído y este reacciona a carcajadas.

Tras conocerse su detención la semana pasada, Trump aseguró que no habla con Epstein desde entonces y que su relación era la misma relación que con cualquier otra persona del entorno de los famosos. “Le conocía como le conocía todo el mundo en Palm Beach”, señaló el presidente”. “No era muy fan suyo”, añadió.

EL CASO

El pasado 8 de julio, la Fiscalía federal del distrito Sur de Nueva York (EU) ha acusado al millonario empresario Jeffrey Epstein de crear una red para abusar de niñas en sus mansiones de Nueva York y Florida entre 2002 y 2005, según un documento judicial hecho público este lunes.

Epstein, detenido el sábado por la noche en el cercano aeropuerto de Teterboro (Nueva Jersey), ha sido imputado con los cargos de tráfico sexual y de conspirar para cometer ese delito, de acuerdo al texto de acusación de la Fiscalía.

En el documento, un gran jurado argumenta que Epstein “explotó sexualmente y abusó de docenas de niñas menores en sus casas de Manhattan, en Nueva York, y Palm Beach, en Florida, entre otros lugares, durante muchos años”, y alega que tras cometer los actos pagaba a las víctimas “cientos de dólares”.

Asimismo, se acusa a Epstein de “crear una amplia red de víctimas menores de edad para explotarlas sexualmente”, ya que pagaba a algunas de ellas para reclutar a otras niñas que serían víctimas de abusos similares, llegando a tener tan cortas edades como 14 años.

 

Fuente: ElDiario.Es