Una migrante guatemalteca de 17 años y su bebé prematura son detenidas por Patrulla Fronteriza en Texas

La adolescente guatemalteca con trenzas francesas estaba encorvada en una silla de ruedas y sostenía una sudadera cuando una activista por los derechos de los migrantes la vio en una atestada instalación de la Patrulla Fronteriza en Texas.

La chica abrió la sudadera y la activista se quedó boquiabierta. En su interior estaba una bebé pequeña, nacida prematura, detenida, en lugar de estar donde ella cree que debería estar: una unidad de neonatología de un hospital.

“Ves a esta bebé y no hay duda de que debería estar en un respirador con un monitor cardiaco”, dijo Hope Frye, voluntaria en un grupo activista que visita instalaciones migratorias que alojan niños en todo el país para asegurarse de que cumplan con las normativas federales.

Frye y otros activistas dicen que el caso deja ver las malas condiciones en las que son detenidos los migrantes tras cruzar la frontera en una época en que el Gobierno tiene que atender a un número sin precedentes de familias y niños que llegan al país a diario.

La madre, una joven de 17 años, tuvo una cesárea de emergencia en México a principios de mayo y cruzó la frontera con la bebé el 4 de junio, de acuerdo con Frye. Estaba en una silla de ruedas y con dolor extremo cuando los activistas la hallaron esta semana.

La chica les dijo que había cruzado la frontera a través del río Bravo pero requirió ayuda para transportarse, y también necesitó apoyo para ingresar al vehículo de la Patrulla Fronteriza cuando fue aprehendida.

Se esperaba que la madre y la hija fueran transferidas el jueves a una instalación privada para migrantes menores de edad sin sus padres luego de que se produjo una ola de indignación en las redes sociales.

Fuente: Sin Embargo