Trump no da tregua; acelera deportación; anuncia nuevas reglas


El gobierno de Donald Trump detalló que aplicará nuevas reglas para extender las “deportaciones expeditas” a todo el territorio.

La administración estadunidense informó en el Registro Federal que los indocumentados que sean detenidos y no demuestren que han estado activamente más de dos años en EU, serán regresados.

Anteriormente, la “deportación expedita” era aplicada sólo dentro de los primeros 150 kilómetros a partir de la frontera y a quienes llevaban en EU menos de 14 días.

A partir del cambio, los oficiales de migración que detengan a un migrante determinarán si le conceden presentarse ante una corte al demostrar que ha estado en EU más de dos años, o si debe ser expulsado de inmediato.

Trump amplía la deportación expedita; Asociaciones civiles demandarána

Los oficiales de migración podrán regresar a los extranjeros que tengan menos de dos años en EU.

La administración del presidente Donald Trump informó ayer en el Registro Federal que desde hoy tratará de deportar inmediatamente, y sin derecho a un juicio, a los migrantes que no demuestren que han estado físicamente más de dos años consecutivos en Estados Unidos.

La nueva regla dice que cuando los oficiales de migración detengan a algún extranjero, ellos mismos determinarán durante la detención si el arrestado prueba que ha estado activamente en el país durante el tiempo estipulado, para concederle presentarse ante una corte o de lo contrario será expulsado de manera expedita.

 El cambio es una expansión de poderes de agencias de migración a un procedimiento que hasta hoy sólo se aplicaba a la frontera.

 Hasta ahora la llamada deportación expedita, era una sanción a indocumentados detenidos dentro de las primeras cien millas –unos 150 kilómetros— a partir de la frontera y para los asegurados en cualquier otro lugar del país dentro de los primero 14 días de estancia. En este tiempo, los migrantes capturados no tendrían derecho a comparecer ante un juez para quedarse en el país.

A partir del décimo quinto día, los extranjeros podrían acudir a instancias judiciales a iniciar su trámite de asilo.

Con este cambio, la deportación expedita se aplica a todos aquellos migrantes que tengan menos de dos años como indocumentados y/o no se hayan presentado a sus juicios orales para darle seguimiento a una solicitud.

Además, la consideración de deportar al migrante o permitirle iniciar o seguir un juicio queda “a consideración de los agentes de migración”, en el momento de la detención. El Departamento de Seguridad Interior asegura que los oficiales están bien entrenados para diferenciar una verdadera amenaza en contra de la vida y los derechos humanos de los desplazados por violencia.

La expansión de responsabilidades entró en vigor a partir de hoy y habrá un periodo de 60 días para que el Gobierno reciba los comentarios del público.

La primera ocurrió el lunes de la semana pasada, cuando entró en vigor la ley que niega asilo a los migrantes que ya cruzaron por un país donde su vida ya no corría peligro.

Varias organizaciones defensoras de migrantes ya anunciaron que demandarán esta medida, como la Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu), la mayor agrupación legal sin fines de lucro.

 El abogado Omar Jadwat, director del proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Aclu, dijo que es ilegal la ampliación a las reglas de deportación expedita.

 “La decisión para una deportación inmediata se tomaría más rápido que aplicar una infracción de tránsito”, dijo el abogado, al afirmar que “vamos a demandar tan rápido como podamos”.

 La abogada Jennifer Chang, del proyecto de Derechos de los Inmigrantes de California, puntualizó que bajo la “remoción inmediata han sido deportados erróneamente ciudadanos estadunidenses”.

Señaló que ésta es sólo una de las consecuencias de deportar rápidamente sin otorgar el derecho a presentar los casos ante alguna corte de migración.

Fuente: Excélsior