Sacrifica vehículo de lujo para salvar una vida

Primer tuit de Elon Musk el 15 de febrero: “¡Felicitaciones al dueño del Tesla

Primer tuit de Elon Musk el 15 de febrero: “¡Felicitaciones al dueño del Tesla que sacrificó su propio auto para que el vehículo de un conductor inconsciente frenara con seguridad!”. Segundo tuit del CEO de Tesla Motors del mismo día: “En agradecimiento, Tesla estará proporcionando gratuitamente los costos de reparación”. La maniobra heroica de Manfred Kick, un alemán de 41 años propietario de un Tesla Model S, fue celebrada y recompensada por el director ejecutivo de la compañía automotriz.

Kick había salvado una vida. Mientras conducía por la Autobahn, una autopista bávara que no tiene un límite de velocidad obligatorio, advirtió que un Volkswagen Passat se había desviado peligrosamente hacia el carril próximo al guardarrail central en una maniobra que además de imprudente le pareció antinatural. El vehículo impactaba de manera sistemática contra las vallas de concreto sin corrección ni aparente reacción humana.

El conductor del Model S decidió incrementar su velocidad preocupado por la naturaleza del caso. Descubrió una vez que entabló contacto visual con el interior del vehículo descontrolado que su conductor se encontraba inconsciente con el auto en movimiento. En un valiente acto de heroísmo, se adelantó y condujo por delante decidido a sacrificar un auto que cuesta cerca de cien mil dólares con accesorios incluidos.

Ejecutó una maniobra que demandaba altas dosis de pericia y destreza. Recibió un impacto inicial y luego redujo la inercia de ambos vehículos aplicando frenos progresivos hasta detener ambas unidades. La mitad de la gesta estaba hecha. Inmediatamente bajó a socorrer al conductor del automóvil que permanecía inconsciente. Le administró primeros auxilios y llamó a los médicos de emergencia. El conductor del Volkswagen Passat, de 47 años, salvó su vida. Según los medios alemanes, habría sufrido un derrame cerebral y sin una rápida intervención el desenlace bien podría haber sido otro.

que sacrificó su propio auto para que el vehículo de un conductor inconsciente frenara con seguridad!”. Segundo tuit del CEO de Tesla Motors del mismo día: “En agradecimiento, Tesla estará proporcionando gratuitamente los costos de reparación”. La maniobra heroica de Manfred Kick, un alemán de 41 años propietario de un Tesla Model S, fue celebrada y recompensada por el director ejecutivo de la compañía automotriz.

Kick había salvado una vida. Mientras conducía por la Autobahn, una autopista bávara que no tiene un límite de velocidad obligatorio, advirtió que un Volkswagen Passat se había desviado peligrosamente hacia el carril próximo al guardarrail central en una maniobra que además de imprudente le pareció antinatural. El vehículo impactaba de manera sistemática contra las vallas de concreto sin corrección ni aparente reacción humana.

El conductor del Model S decidió incrementar su velocidad preocupado por la naturaleza del caso. Descubrió una vez que entabló contacto visual con el interior del vehículo descontrolado que su conductor se encontraba inconsciente con el auto en movimiento. En un valiente acto de heroísmo, se adelantó y condujo por delante decidido a sacrificar un auto que cuesta cerca de cien mil dólares con accesorios incluidos.

Ejecutó una maniobra que demandaba altas dosis de pericia y destreza. Recibió un impacto inicial y luego redujo la inercia de ambos vehículos aplicando frenos progresivos hasta detener ambas unidades. La mitad de la gesta estaba hecha. Inmediatamente bajó a socorrer al conductor del automóvil que permanecía inconsciente. Le administró primeros auxilios y llamó a los médicos de emergencia. El conductor del Volkswagen Passat, de 47 años, salvó su vida. Según los medios alemanes, habría sufrido un derrame cerebral y sin una rápida intervención el desenlace bien podría haber sido otro.

Sin Embargo