Recrearán rostro de bebé descuartizado en Argentina

El pasado 21 de marzo por la madrugada, un vagabundo que acostumbra recorrer en bicicleta los 17 kilómetros que separan las localidades de Miramar y Mar del Sud, vio que al costado del camino un perro buscando algo entre los pastizales. La curiosidad del hombre, lo hizo parar y acercarse. A unos 20 metros del arroyo La Totora, a la vera de la Ruta 11, reconoció el cuerpo mutialado, sin manos ni pies, de un bebé de aproximadamente dos años, publicó el diario El Debate.

Después de haberse realizado indagaciones en el cuerpo correspondientes los resultados confirmaron datos aún más crueles. Se pudo precisar que la criatura tenía entre 2 años y medio y 3, que además de serle amputados los brazos y los pies, le habían arrancado las piezas dentales, sacado los órganos y el cerebro. Alguien había vuelto a coser el cráneo.

La Policía Científica reveló la semana pasada que el cuerpo también habría sido sometido a frío por un tiempo prolongado. “No podemos decir que estuvo congelado, lo que sí estuvo es en frío. Pudo ser en una zona fría o en una heladera”.

No se descarta ninguna hipótesis. Desde el tráfico de órganos hasta la posibilidad de que el cuerpo del bebé haya sido utilizado para transportar droga o parte de un ritual satánico; todo puede ser para los investigadores.

Un caso anterior similar en EUA podría servir para colaborar a resolver este crimen de Miramar: el de Bella Bond, una beba de casi 3 años de edad, encontrada muerta en 2015 a la vera del puerto de Boston, en Estados Unidos, envuelta en bolsas plásticas y que durante meses nadie supo quién era.