Ola de calor en EU marca temperaturas récord


Una alerta por  ola de calor en una vasta zona del centro y este de Estados Unidos se mantenía este domingo, cuando se prevé que los termómetros marquen por encima de los 37.7 grados centígrados, informó el Servicio Nacional de Meteorología (NWS).

El centro de pronósticos del NWS indicó en su cuenta de Twitter que la “peligrosa ola de calor continuará durante todo el domingo en el este” del país, que en los últimos días, y en especial este fin de semana, se ha visto castigado por este fenómeno.

Para esta jornada, la segunda con mayores temperaturas en lo que va de la semana, los pronósticos apuntan a que “la mayor amenaza de calor” se espera para los estados de Carolina del Norte y Sur y Maine, con máximos diurnos por encima de los 32.2 grados, aunque no se descarta que la sensación térmica oscile entre los 37.7 y 43.3 grados centígrados.

Según los pronósticos, para el lunes se anticipan lluvias que pueden menguar la ola de calor en buena parte del este de Estados Unidos.

El servicio de meteorología indicó en Twitter que durante el sábado una amplia franja del país registró temperaturas entre 43.3 y 45.5 grados.

La información oficial confirmó que este sábado se establecieron siete récords máximos de temperatura, entre ellos en la ciudad de Roswell, en Nuevo México, que alcanzó 42.2 grados, muy por encima de la marca vigente desde 2009, cuando la temperatura subió hasta los 40.5 grados.

El viernes, las autoridades de Nueva York dijeron estar preparadas para afrontar la ola de calor, que obligó a que se cancelara, por primera vez en su historia, el triatlón de esta ciudad, cuya edición 18 estaba prevista para este domingo.

Esta es una situación bien difícil. No hemos visto temperaturas como estas en al menos siete años”, advirtió el viernes el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, que ha decretado el estado de emergencia.

Entretanto, las autoridades han insistido a la población en la necesidad de mantenerse hidratada, permanecer en sitios con aire acondicionado, limitar las actividades al aire libre y estar atentos a las personas mayores.

También piden que eviten dejar a niños y mascotas en los vehículos, al señalar que el año pasado 21 pequeños que permanecían en automóviles murieron debido al calor.

La ola de calor contrasta con el frío polar que hace poco más de cinco meses azotó las regiones septentrionales de Estados Unidos, con temperaturas por debajo de los -30 grados centígrados.

Fuente: Excélsior