“Nos están matando como a perros”: Bolivianos relatan cómo fue el operativo policial contra manifestantes en El Alto que dejó 6 muertos

Los manifestantes bolivianos, que se encuentran en El Alto, bastión de movimientos campesinos e indígenas que apoyan al dimitido presidente Evo Morales, denunciaron este martes en declaraciones a RT el uso desproporcionado de la fuerza por parte del Ejército y la Policía contra los participantes en las marchas de protesta en esa zona.

“Aquí nos están matando como a perros, como a un animal”, dijo Silverio, un residente local, quien tiene a su cuñado en urgencias debatiéndose entre la vida y la muerte y “ha visto con sus propios ojos” cómo disparaban contra los manifestantes.

El hombre recrimina al gobierno en transición la brutal represión: “Nos matan. Lo he visto con mis propios ojos. Nos han disparado”.

“Han sacado combustible, a fuerza de bala, gases y con una fuerza increíble”, relató, por su parte, otro manifestante”.

“Nos han pisoteado nuestra dignidad como indígenas originarios”, señaló una mujer.

Previamente, la Defensoría del Pueblo informó al corresponsal de RT, Francisco Guaita, que un operativo militar y policial realizado este 19 de noviembre en la planta de hidrocarburos de Senkata, ubicada en El Alto, dejó al menos 6 personas muertas.

Este organismo, asimismo, reportó la necesidad urgente de médicos, medicamentos y ambulancias para atender a unos 30 heridos en ese operativo.

Operativo para reabastecer
El operativo militar y policial comenzó en horas de la mañana de este martes para conseguir la salida, de las instalaciones de Senkata, de camiones cisterna cargados de gas, diésel y gasolina.

La planta se encontraba bloqueada por manifestantes que protestan contra el gobierno de la autoproclamada presidenta, Jeanine Áñez.

El ministro de Hidrocarburos del Gobierno de facto, Víctor Hugo Zamora, precisó que fueron 21 cisternas de gasolina y 19 de diésel las que lograron sacar del recinto y que se dirigirán a La Paz.

El depuesto presidente, Evo Morales, a través de Twitter, denunció esta acción policial y militar: “El gobierno de facto al estilo de dictaduras militares nuevamente mata a mis hermanos de El Alto que resisten pacíficamente el golpismo y luchan en defensa de la vida y la democracia”.

En otra publicación posterior, el dimitido mandatario denunció que “la dictadura de Mesa, Camacho, Áñez y sus cómplices, Albarracín y Villena, provocó hoy seis muertes de hermanos alteños en una operación coordinada con EE.UU.”. “Que las nuevas generaciones y el mundo sepan que así actúa la derecha sumisa a las políticas genocidas contra el pueblo humilde”, concluyó.

Por su parte, Fernando López, ministro de Defensa del actual Gobierno de facto de Bolivia, aseveró que “de las Fuerzas Armadas no salió ni un solo proyectil” en el marco del operativo de desbloqueo de Senkata.

Fuertes manifestaciones en El Alto
Las manifestaciones en El Alto se incrementaron luego de la fuerte represión de los cuerpos de seguridad del Gobierno de facto en contra de una marcha pacífica de cocaleros en Cochabamba, que dejó el pasado viernes 9 personas muertas por heridas de bala y más de un centenar de heridos.

Desde que Morales se vio obligado a renunciar, el pasado 10 de noviembre, y antes de este operativo en El Alto, se habían contabilizado 21 muertos en Bolivia, según datos de la Defensoría del Pueblo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alertó sobre un “grave decreto” que exime de “responsabilidad penal” a las Fuerzas Armadas cuando participan en “operativos de restablecimiento y estabilidad del orden interno”.

Fuente: RT Noticias