No tenemos mucho tiempo extra, alerta el Nobel Mario Molina; aplaude activismo de Thunberg

Pocos tienen tanta autoridad para hablar sobre la crisis climática como el científico mexicano Mario Molina, Premio Nobel de Química 1995, quien celebró este sábado que jóvenes como la activista sueca Greta Thunberg estén empujando a los gobiernos a tomar medidas que salven el medioambiente.

“En este último año la sociedad está respondiendo y la juventud, que es la que va a tener más impactos en el futuro, ya está manifestando que sería irresponsable no responder al consenso de la comunidad científica”, dijo Molina en entrevista con Efe en Ciudad de México tras regresar de la Cumbre del Clima de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebrada en Nueva York.

El nobel mexicano, de 76 años, dijo que acciones como la de Greta Thunberg, quien criticó en la ONU a los mandatarios por “traicionar” a los jóvenes al desatender el medioambiente, son “muy importantes porque los gobiernos al fin y al cabo responden a las manifestaciones de la sociedad”.

Y ciudadanos de todo el mundo están reaccionando cada vez más porque, según dijo Molina, está “muy claro” que la mano del hombre está detrás de la proliferación de climas extremos, huracanes, sequías e incendios.

El nobel mexicano dijo que acciones como la de Greta Thunberg son “muy importantes. Foto: Michael Nagle, EFE
NO HAY TIEMPO EXTRA

Mario Molina, quien lleva décadas comprometido con la lucha contra el cambio climático, defendió que “estamos a tiempo” de revertir graves consecuencias de la crisis climática pero advirtió: “Es importantísimo aclarar que no tenemos ya mucho tiempo extra”.

El compromiso adoptado el lunes por 77 países de la ONU para reducir a cero las emisiones de gases de efectos invernadero en 2050 supone para Molina “un buen comienzo pero hay que tomar medidas que tengan mayores impactos”.

“Es muy importante que para 2030 no sigan aumentando (las emisiones) y que disminuyan con mucha claridad de manera que para 2050 ya no haya emisiones de dióxido de carbono, el gas más importante”, expresó el científico.

Y pidió a la comunidad internacional que el próximo año, cuando entren en vigor los Acuerdos de París de 2015, adopte un compromiso más estricto para impedir que la temperatura de la Tierra aumente dos grados centígrados de promedio.

“Lo ideal es que no suba a más de grado y medio para evitar cambios irreversibles”, sostuvo Molina, quien añadió: “Si no tomamos medidas, hay riesgo de que la temperatura suba más de cuatro grados y eso sería desastroso para las civilizaciones”.

Estos compromisos, señaló, sólo dependen de la voluntad política de los gobiernos, dado que los economistas han garantizado que para combatir esta crisis “no es necesario hacer sacrificios económicos”.

Fuente: Sin Embargo