Más de mil bomberos combaten incendio en Portugal

Más de mil 300 bomberos, con el apoyo deaviones y helicópteros, luchaban sin tregua este domingo contra un gran incendio que asola una región montañosa del centro de Portugal, donde el fuego mató en 2017 a más de un centenar de personas.

El incendio en la región de Castelo Branco se declaró el sábado, y hasta el momento ha dejado 20 heridosocho bomberos y doce civiles. Uno de los civiles, con graves quemaduras, fue evacuado en helicóptero a Lisboa, 200 kilómetros al sur.

A media jornada seguían movilizados más de mil 300 bomberos, apoyados por 400 vehículos, según el sitio web de Protección Civil. La mayoría de efectivos estaban situados cerca de la localidad de Vila de Rei.

Tres bomberos heridos de levedad lo fueron por un choque entre dos vehículos de socorro.

Solamente el incendio de Vila de Rei sigue activo, tras progresar 25 kilómetros desde su punto de origen, declaró el ministro de Interior portugués, Eduardo Cabrita, en rueda de prensa.

Otros dos fuegos fueron controlados el sábado por la noche.

El origen de los incendios está siendo investigado. Aquí hay algo raro: ¿cómo puede ser que cinco fuegos de dimensiones significativas hayan empezado en lugares tan cercanos?”, se preguntó el ministro, en aparente alusión a una pista criminal.

Las autoridades no evacuaron por el momento ningún pueblo, pero los servicios de protección civil aseguraron que tomarían esa decisión “sin dudarlo si se agrava la situación”.

El ejército también se movilizó, con el envío de 20 soldados y maquinaria pesada para abrir vías y facilitar el acceso a los bomberos.

Cinco regiones del centro y el sur de Portugal estaban este domingo en alerta máxima por el riesgo de incendio a causa de la sequía y del viento.

Las temperaturas en la región se sitúan por el momento por debajo de los 41 grados centígrados. Más allá de ese umbral se declara la alerta roja.

Estas regiones del centro de Portugal están poco pobladas. Sus habitantes, con pocos recursos, suelen plantar eucaliptos, una especie de árbol que crece rápidamente y que es apreciado por los fabricantes de papel.

Pero esa reforestación se hace a menudo sin control, en áreas con valles frondosos, donde no se limpia adecuadamente el sotobosque. El eucalipto es además un árbol altamente inflamable.

Portugal vive bajo el recuerdo de los pavorosos incendios de junio y octubre de 2017 en el centro del país, que causaron la muerte de 114 personas en total.

Según un estudio del sistema europeo de información sobre los incendios forestales publicado en mayo, más de 250 mil hectáreas de bosque fueron víctimas de incendios en toda Europa entre enero y abril de 2019.

Fuente: Excélsior