Liberan a un hombre inocente que pasó 37 años en prisión acusado de violar y asesinar a una mujer en EE.UU.

Un tribunal de EE.UU. ha exonerado este lunes a Robert DuBoise de todos los cargos que pesaban en su contra. El hombre pasó 37 años en prisión por supuestamente violar y asesinar a una mujer en Tampa, Florida, informó el portal Innocence Project, una organización que trabaja con casos de personas que han sido condenados injustamente.

Tras la ejecución de nuevas pruebas de ADN basadas la evidencia del kit de violación de la víctima –que anteriormente se pensaba que había sido destruido–, los investigadores lo excluyeron como el atacante e identificaron a otro individuo. De este modo, DuBoise fue liberado el 27 de agosto.

“He estado esperando este día durante casi 37 años. Siempre supe que el ADN probaría mi inocencia […] No puedo recuperar las décadas que perdí, pero voy a intentar reconstruir mi vida con mi familia. No será fácil. Estoy muy agradecido de que se haya escuchado mi voz y que la verdad esté ahí afuera”, declaró DuBoise.

La condena, vigente desde 1983, tomó en cuenta el testimonio de un informante de la cárcel, considerado poco confiable, y un análisis de marcas de mordidas defectuoso. Sin embargo, la nueva evidencia permitió que DuBoise sea absuelto formalmente de los cargos, suspendiendo su cadena perpetua y eliminando su nombre del registro estatal de delincuentes sexuales.

“Hoy, Robert finalmente tiene algo de justicia. Su fuerza, coraje y determinación durante casi cuatro décadas han hecho posible este día. Sabíamos que la condena de Robert se basaba en dos causas principales de condenas erróneas: el testimonio de un informante en la cárcel y un análisis forense defectuoso, y hoy en día existe una evidencia científica indiscutible que prueba su inocencia”, explicó la abogada del hombre, Susan Friedman.

Por su parte, el fiscal de Hillsborough, Andrew Warren, se disculpó con DuBoise “en nombre de todo el sistema judicial por lo sucedido”.

Finalmente, el funcionario señaló que tanto las víctimas como sus familias merecen la verdad y no un cierre del caso basado en una historia falsa, reiterando que el trabajo de las autoridades en busca de justicia nunca debe parar.

Fuente: RT