Gobierno de Biden urge a México a frenar migración desde Centroamérica

El Gobierno de Joe Biden instó al Ejecutivo Federal de México hacer más para reducir la cantidad de migrantes que llegan a la frontera en común en búsqueda de establecerse en Estados Unidos.

De acuerdo con funcionarios estadounidenses, la petición ocurrió en una videollamada entre Biden y su homólogo Andrés Manuel López Obrador.

Respecto a la conversación, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México se limitó a destacar que “ambos gobiernos cooperan sobre la base de un sistema migratorio ordenado, seguro y regular”.

Un funcionario estadounidense citado por The New York Times afirmó que México acordó aumentar la presencia policial en su frontera con Guatemala para disuadir la migración desde Centroamérica.

A su vez, añade el diario, un servidor público de México confirmó que también se han intensificado los esfuerzos para detener a los migrantes en la frontera con EE.UU.

Cris Ramón, consultor de migración con sede en Washington DC, afirma que es menos probable que el presidente Biden recurra a amenazas de aranceles para obligar a México a frenar la migración irregular, tal y como lo hizo su predecesor, Donald Trump.

Pero aún sin amenazas, agrega, el mandatario estadounidense pide a México que mantenga la línea al tiempo que hace ver que su administración es más acogedora con los migrantes.

“Se ven como los buenos y los mexicanos como los malos. Todas las políticas humanitarias positivas las está llevando a cabo la administración de Biden y luego los mexicanos se quedan con el trabajo sucio”, señala Ramón.

Otro problema, expone The New York Times, es la saturación de albergues en México debido al incremento de migrantes expulsados desde EE.UU.

Desde enero, las autoridades ya no pueden mantener a migrantes en centros de detención, por lo que “los refugios están al borde del colapso”, dice Enrique Valenzuela, coordinador de Migración del Gobierno del estado de Chihuahua.

Funcionarios y operadores de albergues en Chihuahua explicaron que bajo la administración Trump eran notificados sobre la expulsión de migrantes y coordinaban su cruce a México en puestos de control fronterizos con personal suficiente.

Con la llegada de Biden a la Presidencia de Estados Unidos, denunciaron, los agentes fronterizos dejan a los migrantes en puestos de control con escasez de personal sin avisar primero.

De esta forma, los funcionarios del norte de México se ven presionados para asegurar a los migrantes y regresarlos a sus países de origen al tiempo que mediante operativos detienen camionetas de carga con indocumentados escondidos.

Otros servidores públicos aseguraron que el Gobierno mexicano ha presionado a Estados Unidos para disuadir a los centroamericanos de emprender el largo viaje hacia el país del norte, enviando ayuda humanitaria a Honduras y Guatemala tras el paso de los huracanes Eta e Iota que dejaron severos daños e impulsaron nuevamente la migración.

También se ha solicitado a EE.UU. que se encargue de la repatriación de centroamericanos para evitar que tras su expulsión permanezcan en México e intenten cruzar nuevamente.