”Es asfixiante”: Mujer con una hija confiesa que ‘detesta’ ser madre

En México recientemente se celebró el Día de las Madres. A días del reconocimiento que se hace por el amor, cuidado, protección y enseñanza que día a día profesan a sus hijos, salió a flote la historia de una madre que no está muy feliz con la maternidad. 

El testimonio de una mamá que confesó que odia lo que se dictamina en el deber ser y hacer de las madres, se volvió viral en redes sociales, pues ha desatado una serie de críticas, así como muestras de apoyo al ser una ‘madre arrepentida’ -movimiento que nació en Brasil para las mujeres a las que no les fascina ser mamás-. ¿Qué dijo? ¿Por qué causó controversia? Te contamos lo que sabemos. 

La historia de Karla Tenório, madre de una niña de 10 años, se volvió viral en redes sociales, pues narró las razones por las que se siente arrepentida de ser madre. Aseguró que es la creadora del movimiento ‘Madre Arrepentida’ que busca “liberar la voz de las madres que no son felices como tales, que sufren y sienten culpa por la maternidad”. 

En su narración, la madre de familia de Brasil contó que ella cedió a tener una hija para culminar la voluntad de su pareja. Explicó que aunque accedió a ser madre y trabajó en el tema para serlo, se sintió mal después del parto. Sin embargo, pese a todo, admite que ama mucho a su hija, aunque la idea romántica de la maternidad no le agrada. 

“En la psicosis, pierdes la noción del tiempo, te cierras al mundo, te conviertes en un cuidador excesivo. Llevé, por ejemplo, un cuaderno en el que anotaba cuántos minutos amamantaba mi hija de cada pecho. Nunca tuve una niñera, dejé de hacer muchas cosas, dejé de aceptar trabajos para ser una excelente madre, por la culpa. 

Los síntomas del arrepentimiento materno son la frustración, la sensación de que la vida se acaba, el abandono, el desánimo para desarrollar nuevos proyectos vitales. Tardé diez años en salir del armario, en asumirme como una madre arrepentida, porque parecía que era la única, pero no es así”, explicó. 

Asimismo, contó que cuando cedió a convertirse en madre lo planeó por dos años. Recalcó que no quedó embarazada por accidente: “Cuando me casé, no quería ser madre, pero hoy veo que cedí a un deseo que no era mío. Un día, durante un viaje a la India, mientras meditaba en el río Ganges, tuve una visión de que iba a tener un hijo. 

Luego pasé dos años planeando y preparándome para ello. Lo he deseado, no quedé embarazada por accidente”, añadió. En entrevista con varios medios brasileños, la mujer brasileña informó que aunque se preparó para ser madre, ella no podía con lo mal que se sentía cuando por fin se convirtió en progenitora. 

“La maternidad implica todo un cuidado con la higiene, la formación de un ciudadano, un estudio de psicología para entender cada fase del desarrollo, además del dinero para pagar todos los gastos de un niño. Es una bola extremadamente asfixiante estructurada por la sociedad. La maternidad es una empresa de alto riesgo, sin reconocimiento y sin retorno”, contó. 

Información de: Milenio