En Rusia no cuentan a los trabajadores de la salud muertos por coronavirus

No hay una estadística oficial de sanitarios rusos muertos”, denuncia Alexéi Erlij, médico del hospital Número 29 de Moscú y cuya Lista de la Memoria, creada por él y sus colegas, ya suma más de 250 fallecidos por coronavirus entre el personal médico en Rusia, número superior al que reconocen la mayoría de países occidentales.

“El déficit de equipos de protección para el personal médico lejos de Moscú es gravísimo. Los sanitarios combaten el coronavirus sin apenas protección”, explicó Erlij a Efe.

Este médico, que trata diariamente a pacientes con COVID-19, se ha dirigido al Ministerio de Sanidad y al Ayuntamiento de Moscú para que proporcionen cifras oficiales, pero hasta ahora sin éxito en uno de los países más azotados por la pandemia..

“El mayor problema al que nos hemos enfrentado durante la pandemia es el deseo de los funcionarios de maquillar las cifras. La falta de transparencia es muy peligrosa para la salud pública”, asegura.

LA LISTA DE LA MEMORIA

La Lista de la Memoria, una forma de rendir tributo a sus colegas caídos en acto de servicio en la vanguardia de la lucha contra la pandemia, saca a la luz las penurias del sistema sanitario ruso, aunque también incluye a unos cuantos especialistas extranjeros muertos en Rusia o en repúblicas vecinas.

Entre Moscú y la región de Moscú, el epicentro de la pandemia que ha contagiado ya a 335.882 personas y dejado 3.388 decesos en todo el país, la cifra de sanitarios muertos supera el centenar: 112, según ese recuento.

“En nuestro hospital hay turnos y contamos con todo tipo de equipos de protección. No hay queja. Pero el problema está en otras regiones”, explica.

El caso más llamativo es la república de Daguestán, en el Cáucaso, donde se ocultaron el número de casos de COVID-19 hasta que esta semana el muftí se dirigió al presidente ruso, Vladímir Putin, para denunciar una “catástrofe” sanitaria.

Mientras se concedía a Daguestán sólo 29 decesos, otras fuentes informaron de 657 muertos por neumonía, incluido 40 sanitarios.

La Lista de la Memoria cifra en 35 los sanitarios muertos en esa república bañada por el Caspio.

“En Daguestán el problema ha salido a la luz, pero no sabemos qué pasa en el resto de repúblicas del Cáucaso. La información es muy turbia y seguramente está manipulada”, señaló el médico.

Erlij también alerta que son muchos los sanitarios muertos en la segunda ciudad del país, San Petersburgo, urbe donde, según la lista, habrían muerto una veintena de miembros del personal médico.

Medios como Mediazona, muy críticos con el Kremlin, han intentado contrastar la veracidad de dicha lista y, cuando ésta ascendía a más de 220 muertos, pudo confirmar 178, sea a través de familiares, colegas, hospitales, medios de comunicación, redes sociales o las propias autoridades.

ALTO ÍNDICE DE MORTALIDAD ENTRE MÉDICOS

En comparación, según los datos recabados por Mediazona, en EEUU han muerto cerca de 400 sanitarios; en Italia 200 y en el Reino Unido al menos 180, cuando el número de decesos por coronavirus en esos países es mucho mayor que en Rusia.

Entre los motivos que explicarían ese alto índice de mortalidad entre el personal sanitario ruso Erlij apuntó a la mala preparación y organización del sistema sanitario.

“Cuando se organizó la asistencia sanitaria contra el coronavirus, se dividieron los hospitales en especializados y estacionarios. El problema es que no había un programa de selección de enfermos y los pacientes con coronavirus llegaron a todos los hospitales”, señaló.

Como consecuencia, agregó, “muchos médicos se encontraron con que debían tratar a los enfermos de COVID-19 con simples mascarillas”.

“Ahí es donde se produjo el mayor número de sanitarios enfermos”, lamentó.

Además, denuncia que los jefes de los hospitales “no quieren que haya muchos casos de coronavirus, por lo que los ocultan”.

“No les hacen test a los pacientes y a los médicos tampoco”, asegura. “Para la gente es importante que se les explique las cosas. Cuando las cifras son bajas, la gente se relaja y eso es grave. Está claro que las cifras absolutas de muertos están rebajadas”, indica.

LOS SANITARIOS SE REBELAN

Según un sondeo realizado por el canal de televisión independiente Doctor, un 83 % de los médicos que trataban enfermos con COVID-19 se quejaba de la falta de medios de protección y más del 60 % admitía que había estado en contacto con pacientes sin estar debidamente protegidos.

La situación ha llevado a muchos sanitarios a abandonar sus lugares de trabajo, a protestar públicamente o a supuestos suicidios; tres médicos han caído de ventanas en abril y mayo.

“Nadie ha sido perseguido o despedido por participar en nuestra lista”, explica Erlij.

Con todo, según informó la oposición, contra una paramédica de la región de Ivánovo, Daria Vinográdova, se incoó un caso penal por propagar “noticias falsas”.

Ella y una colega, contra la que también se abrió un expediente penal, grabaron un vídeo en el que pedían dinero para adquirir medios de protección sanitaria después de que las autoridades locales reconocieran esa carencia.

Entre la falta de salarios adecuados, equipos de protección y respiradores -Rusia suspendió el uso de un modelo de los Aventa-M después de dos incendios en hospitales-, la situación se vuelve complicada para muchos profesionales en Rusia.

Antes del estallido de la crisis, la Alianza de Médicos (AM) cifraba en 22.000 rublos (unos 300 euros) el sueldo medio del personal sanitario fuera de Moscú, unas cuatro o cinco veces menos que en la capital

En recientes declaraciones a Efe, el sindicato del ramo más crítico con el Gobierno, estimó además en 220.000 el “déficit en personal sanitario” que sufren las provincias.

LAS ADVERTENCIAS DE PUTIN

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha hecho hincapié en la necesidad de aumentar no solo los equipos de protección para el personal sanitario, sino también de garantizar el complemento al sueldo que prometió a los que combaten la pandemia en primera línea.

Putin prometió a los médicos 80.000 rublos (1.000 euros), a los médicos de Urgencias 50.000 rublos (640 euros) y al personal sanitario medio, los conductores de ambulancias y enfermeros 25.000 rublos (320 euros) como compensación por el riesgo que asumen.

No obstante, algunos gobiernos locales se resisten, lo que desató la ira del jefe del Kremlin, quien estimó en menos de la mitad los sanitarios que recibieron los pagos adicionales prometidos.

“Comprobaré personalmente el estado de las cosas en cada región de Rusia”, advirtió Putin.

La Fiscalía incluso ha abierto varias investigaciones sobre el impago de los incentivos prometidos por el presidente.

Por: EFE