“El águila ha alunizado”; recuerdan la misión Apollo 11

En medio de temperaturas récor que llegaron en el este y centro de EU a 37 grados centígrados, la NASA llevó a cabo numerosas exposiciones y eventos en los centros espaciales de Florida (Kennedy) y de Houston, en Texas (Johnson).

El vicepresidente EU, Mike Pence, dio un discurso desde el Centro Kennedy, el lugar desde el que despegaron Armstrong, Aldrin y Michael Collins rumbo a la Luna.

Hoy nuestra nación homenajea a tres astronautas valientes”, declaró Pence, junto a Aldrin. “Apollo 11 es el único evento del siglo XX que tiene una posibilidad de ser ampliamente recordado en el siglo XXX”, añadió.

Por su parte, el presidente Donald Trump se comprometió a tomar como ejemplo este hito para iniciar una “nueva era de exploración” en la que ampliarán el “espíritu pionero” de EU.

Para lograrlo, espera que la misión Artemisa lleve a un hombre y una mujer a la superficie lunar en 2024 como paso previo al “siguiente salto gigante”, la llegada a Marte, con la que el país quiere restablecer su dominio espacial.

Trump destacó que el éxito del Apollo 11 “fue una demostración espectacular de la destreza técnica y el liderazgo espacial de EU”.

El Museo de Ciencias Naturales de Houston exhibió un enorme globo de siete metros de diámetro, que refleja a detalle la Luna. 

ALLANAN CAMINO A MARTE

La nave rusa Soyuz MS-13 se acopló ayer, seis horas y 20 minutos después de despegar desde el cosmódromo de Baikonur, a la Estación Espacial Internacional (EEI), en una misión que homenajeó al Apollo 11 y que busca abrir la ruta a Marte.

Tras dar cuatro vueltas alrededor de la Tierra, el ruso Alexandr Skvortsov, el estadunidense Andrew R. Morgan y el italiano Luca Parmitano arribaron a la EEI en un viaje que coincidió con el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna.

La Soyuz, que despegó a la hora prevista, las 21.28 local de Kazajistán (16:28 GMT), se acopló, unos minutos antes de lo anticipado al módulo de servicio Zvezda de la estación, según confirmó la NASA en su cuenta de Twitter, que transmitió en vivo la llegada.

Para celebrar el primer aterrizaje del hombre en el satélite de la Tierra, los tres astronautas lucían un distintivo especial, con un gran parecido con el original, conformado por un águila, la Luna y la Tierra, “así como tres estrellas que se leen como la cifra romana 50”, explicó Parmitano.

Al igual que hace 50 años, la insignia de la Soyuz MS-13 no incluye los nombres de los astronautas, porque sus resultados, como los del Apollo 11, “pertenecerán a toda la humanidad”.

Fuente: Excélsior