Corea del Norte prueba una nueva arma táctica guiada

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha supervisado este jueves la prueba de fuego de un nuevo tipo de ‘arma táctica guiada’.

Según ha informado la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA, la prueba ha sido llevada a cabo por la Academia de Ciencias de Defensa del país asiático. Destacar que, en el pasado, la referencia a “armas tácticas guiadas” ha hecho alusión a armas de corto alcance.

Pese a que la agencia norcoreana ha optado por no dar detalles acerca de las características de la nueva arma, sí ha destacado que tiene “un modo peculiar de guiar el vuelo” y “una poderosa ojiva”.

“En el ensayo, efectuado conforme a varios tipos de disparo contra distintos blancos, se comprobaron perfectamente los índices de diseño del arma, evaluada como ventajosa por su especial modo de vuelo teledirigido y la instalación de una ojiva poderosa”, ha indicado KCNA.

De igual modo, la citada agencia ha recogido que Kim ha resaltado que “la finalización del desarrollo del sistema es un evento muy significativo en lo tocante al aumento del poder de combate del Ejército Popular”, al tiempo que ha descrito como “muy loable” el “auge en el sector de las ciencias de defensa nacional”.

Se trata de la primera prueba pública de armamento por parte de Pyongyang desde las reuniones entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y Kim.

La primera cumbre se celebró en junio de 2018, en Singapur, cita en la que las partes acordaron una completa desnuclearización de la península de Corea a cambio del cese de las maniobras anuales entre EE.UU. y Corea del Sur, y el levantamiento de las sanciones contra Pyongyang.

Los diálogos sobre la desnuclearización cesaron, no obstante, tras la segunda cumbre de Vietnam, que terminó sin resultados. Pyongyang exigía el levantamiento de las sanciones que EE.UU. le había impuesto a cambio del desmantelamiento de la planta nuclear de Yongbyon; sin embargo, Washington exigía más para ofrecer semejante recompensa.

El pasado viernes, el propio Kim fijó un plazo para que EE.UU. rectifique su actitud hacia Pyongyang y alertó de que el fracaso de las conversaciones con Trump podría derivar en un aumento de las tensiones.

El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, prometió en el mes de marzo que Washington estudiará incrementar la presión y las sanciones a Pyongyang.

Fuente: HispanTV