‘China espía a Israel para obtener secretos de EEUU’

China ha estado espiando empresas israelíes, sobre todo las fabricantes de armas, para obtener secretos y tecnología estadounidenses, asegura Foreign Policy.

En un informe publicado el domingo, el diario estadounidense Foreign Policy (FP) citó investigaciones realizadas por servicios de contrainteligencia del régimen de Israel, que descubrieron que los piratas informáticos chinos han estado particularmente interesados en empresas israelíes que trabajan con socios estadounidenses, como Raytheon, Boeing y Lockheed Martin en proyectos conjuntos como los aviones F-16 y F-35, y sistema antimisiles Arrow.

En concreto, Pekín ha tenido como blanco a los dos mayores exportadores de armas de Israel, Israel Aerospace Industries y el fabricante de armas Rafael, junto con la empresa Elbit Systems. Los dos primeros son corporaciones estatales, y los tres tienen sucursales en EE.UU., un estrecho aliado del régimen de Tel Aviv que le ayuda a fabricar las armas más avanzadas, incluidos misiles y productos de aviónica.

“Claramente, China percibe a Israel como una puerta trasera a través de la cual puede acceder y penetrar en los programas secretos de EE.UU.”, señaló el informe.

Claramente, China percibe a Israel como una puerta trasera a través de la cual puede acceder y penetrar en los programas secretos de EE.UU.”, indica el diario estadounidense Foreign Policy.

En cuanto a la guerra cibernética, que es de suma importancia para Moscú y Pekín, estos dos países han tratado de acceder a tecnologías de vanguardia. “Hasta hace poco, China estaba interesada en comprar un terreno en el barrio de Herzliya Pituach para su nueva embajada (en Tel Aviv), muy cerca de la sede del Mossad y de la agencia de inteligencia militar Unidad 8200”, alegó FP.

Desde 1992 hasta 2017, el comercio bilateral de China con el régimen de ocupación israelí ha incrementado de 50 millones de dólares a 13,1 mil millones, lo que la convierte en el mayor socio comercial de Israel en Asia y su tercer socio comercial más grande en el mundo después de la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos.

Las cooperaciones entre Israel y China han llamado la atención de la Administración estadounidense presidida por Donald Trump, que ha pedido a Israel que redujera sus vínculos con el gigante asiático. “Israel no quiere ofender o humillar a China, pero tampoco puede ignorar una solicitud que es una demanda por parte de su aliado estratégico más importante”, señaló FP.

Este mes, el consejo de seguridad nacional israelí presentará al gabinete sus recomendaciones sobre inversiones extranjeras en los territorios palestinos. Dada la sensibilidad del tema, nadie en el gabinete ha hablado al respecto, sin embargo, está claro que la revisión de la política y el informe se centran principalmente en China.

HispanTV